Por Leo Schwarz
paranormal@cronica.com.ar

En el Museo de El Cairo existe un pequeño avión hecho de madera, cuya estructura tiene una longitud de 15 centímetros y su envergadura algo mayor a los 18 centímetros, con el atenuante de que vuela a una corta distancia cuando es arrojado hacia el cielo. Lo lógico hubiese sido verlo en el Museo de Ciencia, sin embargo aparece en el de Antigüedades, considerando que su realización está fechada alrededor del año 200 antes de Cristo.

Esta pieza antigua constituye un desafío notorio a nuestras ideas acerca del desarrollo de la tecnología. Y es tan sólo uno de los innumerables enigmas que replantean la discusión acerca de los conocimientos científicos y de ingeniería de nuestros antepasados. Cuando en 1898 (cinco años antes de que los hermanos Wright llevaron a cabo con éxito su primer vuelo a motor) se encontró este modelo en una tumba de la antigua ciudad egipcia de Saqqara, nadie lo relacionó con la idea del vuelo artificial.

Pero recién en 1969 lo re descubrió el doctor Kahlil Messiha, y quedó realmente impactado por su similitud con un avión de la modernidad. Un comité de expertos arqueólogos e ingenieros aeronáuticos estudiaron el modelo.

Destacaron el arco de sus alas -la curvatura de la superficie superior que ayuda al avión a elevarse- y la inclinación hacia abajo de los extremos de las mismas, que proporciona estabilidad.

Llegaron a la conclusión de que la pieza era un modelo a escala de un avión de tamaño normal. Debía tratarse de un "planeador motorizado" diseñado para transportar pesadas cargas a poca velocidad, probablemente a menos de 95 km/h. Podría haber sido impulsado por un motor montado en la parte trasera, en el lugar donde ahora la cola del avión aparece rota.

Aviones prehistóricos

Algunos de los aviones del pasado.

El escepticismo respecto a la idea de antiguos aeronautas sufrió un duro golpe cuando se descubrió que también en América, es decir, en el otro lado del mundo conocido, se habían hallado modelos aéreos pertenecientes al primer milenio después de Cristo.

Los supuestos modelos de aviones que salieron a la luz son una serie de pequeños objetos de oro, encontrados en Colombia, Costa Rica, Venezuela y Perú, por citar algunos países de este lado del Océano Atlántico.

Un ejemplar fue descubierto en una colección de objetos de arte antiguos de Colombia por Iván T. Sanderson, jefe de la Sociedad para la Investigación de lo Inexplicado, en Estados Unidos. Se trataba de un colgante de 5 centímetros de longitud.

Los arqueólogos colombianos lo habían clasificado de "zoomorfo", es decir, con forma de animal.

Sin embargo, se parece mucho más a un avión de caza a reacción con alas en forma de delta, que a cualquier tipo de animal. Posee unos apéndices triangulares similares a las alas de varios tipos de modernos aviones supersónicos, una cola pequeña y vertical, un plano de deriva, y a un lado de este hay incluso lo que parece ser un emblema.

No obstante, este objeto ornamental se atribuye a los sinu, un pueblo preincaico que floreció desde el siglo V hasta el siglo VIII d. C

¿Nuestros antepasados eran unos virtuosos en la tecnología?

En la tecnología del pasado existen suficientes anomalías, ciertamente comprobadas, para que podamos asegurar que algunos de nuestros antepasados llegaron a niveles tecnológicos asombrosamente altos y a la vez, inquietantes.

En 1900, por citar un ejemplo, unos buceadores encontraron los restos de un barco de al menos 2.000 años de antigüedad, cargado de tesoros y procedente de la isla griega de Anticitera. Contenía estatuas de bronce y mármol, y es posible que estuviera viajando hacia Roma, la capital italiana, cuando tuvo el accidente.

El metal estaba tan alterado que apenas se veía con dificultad que se trataba de ruedas de engranaje y escalas grabadas. Pero en 1954 Derek J. De Solía Price, de la universidad de Cambridge, pudo entender que se trataba de un antiguo mecanismo de cálculo análogo, mucho más adelantado que todo lo que hubo en Europa durante varios siglos. En realidad, cuando estaba nuevo, el mecanismo "debió de parecerse mucho a un buen reloj mecánico moderno".