En nuestro país se las conoce como langostas, aunque en muchos lugares de la Argentina profunda y fundamentalmente en otras partes del mundo se los llama saltamontes, chapulines, sanagustines y charates.

Lo cierto es que este tipo de bicho, que en muchos sitios es plaga, generalmente verde o de tonos pardos, amarronados, tiene una extraña versión, recientemente descubierta en Austin, Texas, donde se ubicó un extraño saltamontes de color rosado brillante. Allison Barger, residente de Austin, Texas, tuvo una visita muy extraña en su jardín la pasada semana; se trataba de un saltamontes color rosado brillante. Aquel asombroso insecto fue descubierto el domingo por su hijo Brooks Allison, de sólo 3 años. Por eso mismo, el padre fotografió y envió la imagen al canal de noticias KXAN.

Rara comparación

La fotógrafa de la naturaleza y colaboradora de HuffPost, Roeselien Raimond, examinó al insecto e inicialmente dijo que aquel animal era “lo más parecido a un elefante rosado” y añadió que “ver a uno es como encontrar una aguja en un pajar”. Aunque es poco habitual encontrar a uno de estos insectos, el brillante visitante rosado de Barger no es el único de su especie, ya que se han descubierto saltamontes de un colorido parecido en algunos lugares del Reino Unido. Específicamente en una finca de Wiltshire y en los montes de Belfast. También han sido vistos cerca de Gunma, en Japón, y en otras locaciones.

Por qué ese color

Habitualmente los saltamontes ostentan un color que va del ocre al marrón oscuro o verde. Estos colores no son tan llamativos como el rosado, pero son mucho más convenientes cuando se trata de escapar de sus depredadores naturales. Estos colores les permiten a los saltamontes camuflarse entre la maleza para que otros bichos no los detecten. El elemento que causa la mutación genética en los saltamontes rosados es la misma que hace que causa el cabello rojizo y las pecas, y puede tener que ver con una condición en la que se produce un fenómeno llamado “eritrismo”. Esta hace que algunos individuos de la especie se tornen o adquieran un color rosado intenso. Este quizá sea el caso de los saltamontes descubiertos por los Berger.

En ese contexto, Victoria Hillman, de Nacional Geographic en Transilvania, dijo que el eritrismo en saltamontes se demostró por primera vez en 1887. E incluso citó que existen otras coloraciones, además del rosado.

Eritrismo, sí o no

De todas maneras, otros investigadores aceptan el eritrismo como base del fenómeno, pero además indican que puede tener que ver con el ámbito en el que esas langostas se mueven, ya que pueden estar en contacto con muchas flores de color rosado, rojizo o de tonos parecidos. Pero también se sabe que esta condición podría deberse a la incidencia de otros factores ambientales. De hecho, se ha comprobado que abejas se tornaron rojizas después que se hicieron adictas al jarabe de azúcar Red Dye 40 usado por una fábrica cercana para preparar cerezas marrasquino. Este es un caso que lo demuestra claramente.

Otros casos

En la naturaleza se han presentado algunos casos de eritrismo. Por ejemplo, se sabe de un leopardo color “fresa”, de un tejón de color muy rojizo y de una muy rosada mantarraya. En gran variedad de casos puede tratarse de una falla genética en la que se produce una insuficiencia de pigmento oscuro o eumelanina, o demasiada producción de pigmento rojo o feomelanina.

Ver más productos

Néstor Kirchner: una biografía íntima

Néstor Kirchner: una biografía íntima

Descubrí estas tendencias imperdibles

Descubrí estas tendencias imperdibles

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

Ver más productos