La hipertensión es un mal frecuente que afecta a más de un tercio de la población adulta en el país; consiste en la elevación persistente de la presión arterial por encima de los valores establecidos como normales.

El aspecto más peligroso de esta patología es que no suele presentar síntomas y, si no se trata, puede provocar complicaciones tanto en el corazón como en los vasos sanguíneos, con riesgo de ocasionar un infarto de miocardio, insuficiencia cardiaca, aneurismas, accidentes cerebrovasculares, alteraciones renales y hasta visuales.

A su vez, las consecuencias de la hipertensión se pueden agravar por otros factores, como el tabaquismo, una dieta poco saludable, el consumo de alcohol, la inactividad física, la exposición a un estrés constante, la obesidad, el colesterol alto, la diabetes y los antecedentes familiares.

El consumo elevado de sodio genera hipertensión. De hecho, 3 de cada 10 casos de hipertensión (30%) se explican por este ingrediente. Por este motivo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir menos de 5 gramos de sal diarios. Empero, en el país se ingiere un promedio de 12 gramos. Para reducir ese consumo se puede reemplazar con pimienta, hierbas aromáticas, ajo fresco, limón y aceite de oliva; u optar por sales con bajo contenido en sodio.

La dieta para hipertensos tiene que ser rica en frutas y verduras, legumbres, pescado, aceite y alimentos que contengan poca grasa. Es importante evitar las comidas abundantes en una o dos ingestas diarias. En cambio los especialistas recomiendan comer 5 veces al día cantidades más pequeñas, lo que ayuda a controlar el apetito, acelera el metabolismo y beneficia la digestión.

Además, al adquirir productos empaquetados se debe leer las etiquetas nutricionales y asegurarse de no ingerir valores elevados de sal y grasas saturadas (más de 20% de grasa total se considera alto).

La palabra "hidrogenados" puede aparecer en las etiquetas: son alimentos prohibidos en la dieta, ya que vienen cargados con grasas saturadas y grasas trans. Suelen aparecer en galletas dulces y saladas, entre otros.

Comer mucha grasa saturada es uno de los mayores factores de riesgo para los hipertensos. Los alimentos ricos en este tipo de grasa incluyen: yemas del huevo, quesos duros, leche entera, crema de leche, helado, manteca y carnes con grasa (o grandes porciones).

Se deben ingerir alimentos de proteína magra, como soja, pescado, pollo sin piel, carne muy magra y productos lácteos descremados o al 1%. También se debe limitar el consumo de alcohol. Una copa de vino al día es suficiente; sobrepasar esa cantidad aumenta la presión arterial.

Lo mismo pasa con sustancias excitantes como la cafeína y el teína, y el consumo de ambos debe ser reducido (no más de uno al día). Por último, los expertos aconsejan evitar embutidos, fiambres, patés, sopas, caldos industriales y cubos saborizantes.

Ver más productos

Día del niño con historia

Día del niño con historia

Eva Duarte: la biografía definitiva

Eva Duarte: la biografía definitiva

Día del niño: regalos solidarios

Día del niño: regalos solidarios

¡Todos los regalos para el día del niño!

¡Todos los regalos para el día del niño!

Frozen 2: para festejar el día del niño

Frozen 2: para festejar el día del niño

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

¡Últimos días de SALE!

¡Últimos días de SALE!

Viví el deseo y el placer

Viví el deseo y el placer

¿Cómo conocer tu destino?

¿Cómo conocer tu destino?

Ver más productos