Por Leo Schwarz
paranormal@cronica.com.ar

A lo largo de la historia, los marineros se refugiaron en una serie de supersticiones que le permiten hacerles frente a condiciones climáticas que escapan al control humano. Cuando la naturaleza juega una mala pasada, el refugio en los amuletos puede otorgar la tan deseada sensación de seguridad en el momento más complicado. Monedas de plata, pingüinos, tiras de ajo o ropa interior femenina son algunas de las principales creencias de los aventureros del Océano. Sin embargo, en algunas oportunidades, ninguna de todas esas teorías son determinantes para llegar a destino, ya que fueron muchas las tragedias en diferentes mares del mundo. Así, aparecen en escena el "HMS Erebus" y el "HMS Terror", dos barcos que se hundieron hace más de 160 años y fueron encontrados recién en 2014 y 2016, respectivamente, sin daños en sus estructuras pero, aparentemente, con toda la tripulación sin vida en sus puestos. Por eso, algunos analistas empiezan a darle fuerza a la teoría de una maldición que se cobró varias víctimas. Entonces y, al parecer, aun no se ha detenido. Por lo que los navegantes temen aún que en el futuro podría llegar a provocar muchas más vidas.

Foto de una seire que recrea el trágico final de los tripulantes del buque.

De anticipación

En 2007, el escritor estadounidense Dan Simmons publicó "The Terror" (El Terror), una novela basada en hechos reales que en 2018 fue adaptada a una serie de AMC del mismo nombre. Sin embargo, incluso Simmons en ese momento no conocía todos los detalles sobre la de 1845 del capitán John Franklin. ¿Qué pasó realmente con el "HMS Terror" y de paso con el "HMS Erebus"? La novela de Simmons (que, recordemos, es una historia de autor, aunque basada en la realidad), detalla la expedición del marino, en la que una exploración al Ártico acabó en tragedia: tanto la tripulación como los propios barcos desaparecieron en misteriosas circunstancias. Tales fueron las catástrofes, ocurridas en 1845 y 1847, respectivamente, y la búsqueda se estiró durante más de un siglo. El "HMS Erebus" se encontró en 2014 y el "HMS Terror", dos años después. Gracias al derretimiento del hielo, que habría sido provocado por el calentamiento global que afecta al clima desde hace décadas y se incrementó los últimos años, ambos navíos fueron descubiertos en perfectas condiciones. A priori se creía que habían sido atrapados por una fuerte tormenta y quedaron literalmente congelados en el agua. Algunos integrantes de la tripulación murieron por enfermedades, mientras que otros recurrieron al canibalismo para sobrevivir. Sin embargo, en la actualidad continúa habiendo muchas preguntas sin respuesta. Por lo que, con el paso del tiempo, son varios los historiadores del caso que creen que los barcos y la tripulación fueron víctimas de una maldición.

Imágenes de los restos del barco siniestreado.

Pasaron años

Varias décadas después, los integrantes de la comunidad inuit, donde se encontraron los restos del "HMS Terror" y su hermana gemela, el "HMS Erebus", afirman que la maldición se volvió a despertar y que se cobró la vida de seis personas, hasta el momento, en el pequeño asentamiento indígena.

Cabe confirman que el único asentamiento en la isla canadiense del Rey Guillermo es inuit, perteneciente a la comunidad Nunavut de Gjoa Haven. Lo curioso es que ese grupo se reunió recientemente para discutir sobre seis inesperadas muertes que ocurrieron poco después de la llegada de unos investigadores para estudiar los restos del "HMS Terror".

Otra escena de la filmación del hundimiento.

Uno de los hombres que encabeza este misterioso episodio es Jacob Keanik, presidente del Centro de Patrimonio Nattilik en Gjoa Haven, quien aseguró que su hermano y su sobrino se ahogaron en un accidente de barco, seguidos de otros dos hombres que murieron en un accidente de tráfico, un anciano de la comunidad también falleció y un trabajador de una escuela sufrió un letal ataque cardíaco que resultó ser fatal, todo en tan solo dos días. Como los hallazgos de las dos embarcaciones perdidas hace décadas fueron recientes, los natiparanormal vos activaron sus alarmas y por la amplia cantidad de muertes en un tiempo muy escaso, aparecieron sospechas, con el agregado de que algunos vecinos de la comunidad tuvieron ciertas premoniciones.

¿Son maléficos?

Jacob Keanik habla, y sus dichos sorprenden. “Mi madre fallecida me dijo que incluso antes de que se descubrieran esos naufragios de las grandes embarcaciones, tenía que tener mucho cuidado. Toda la isla del Rey Guillermo tiene personas no humanas que no podemos ver. Es una sensación casi como divertida cuando una vez que estamos en el otro lado de la isla, sentís que hay alguien a tu alrededor, pero no hay nadie cerca”, indica el nativo en un relato escalofriante. Por si fuese poco, Keanik manifestó que su madre nunca aclaró si pensaba que los seres invisibles son los espíritus de la tripulación perdida de la expedición de Franklin, o si son seres que persiguieron a los tripulantes moribundos a mediados del siglo XIX y que continúan encabezando episodios alarmantes a lo largo de toda la isla. Algunos Inuits sostienen que los objetos de los barcos están malditos y no deberían ser perturbados, para así evitar despertar una segunda maldición, que se mantendría latente. En ese panorama conflictivo entre los habitantes de la isla y los investigadores, y a partir del revuelo causado por la supuesta maldición, el comité Franklin como se llama a quienes integran las investigaciones decidió responder a las preocupaciones de la comunidad informando que no se habían encontrado restos humanos en los barcos, algo incomprobable. “Solo se están encontrando artefactos y se están retirando de los lugares del naufragio y hay planes establecidos de que, si se encuentran cuerpos, se dejarán en su lugar, sin ser cambiados siquiera de lugar”, sentenció Fred Pedersen, de la Asociación Inuit de Kitikmeot. “Nosotros no vamos a traer o perturbar restos humanos”, terminó.

La declaración de Pedersen no fue suficiente para calmar sus miedos. El portavoz de la Agencia Parks Canada, Dominique Tessier, dijo que los restos del "HMS Erebus" habían sido “bendecidos por los Guardianes”, cuidadores inuit designados para vigilar el sitio del naufragio de la expedición de Franklin, pero en el caso del "HMS Terror" no fue así, aunque lo están intentando solucionar. ¿La bendición terminó con la última maldición del "HMS Terror"?

¿Osos polares culpables de los hundimientos?

Hace poco tiempo los arqueólogos celebraron el hallazgo de uno de los barcos del explorador británico John Franklin, que se había perdido hace más de 160 años. Pero una pintura de su misteriosa desaparición sigue inquietando a los estudiantes de la Universidad de Londres.

“Los osos polares tuvieron la culpa”, suelen repetir de manera sistemática los estudiantes, perpetuando una leyenda urbana sobre una pintura del inglés Edwin Landseer, conocido por sus retratos de animales. El cuadro en cuestión es una representación de dos osos polares devorando los restos de un barco, que está en las paredes de la escuela Royal Hollowa. En la sala en la que cuelga se tomaron exámenes desde hace casi ya un siglo y nadie quiere tener la pintura delante de la prueba. ¿El motivo? “Si te sientas justo enfrente a ella en un examen, seguro fallás. A no ser que esté cubierta”, afirman los alumnos, según cuenta la curadora, Laura Mac Culloch.

Los rumores sobre el infortunio comenzaron casi inmediatamente después de que llegara a la colección de la universidad. Para MacCulloch hay una clara conexión psicológica con el fracaso porque el estudiante puede pensar que va a compartir el destino de esos aventureros que fracasaron en encontrar el paso canadiense.

En los años 70, el miedo a la maldición llegó a convertirse casi en epidemia. Incluso un estudiante llegó a negarse a sentarse frente a él. “La pobre secretaria que sólo quería que se hiciera el examen corrió a buscar lo que pudiera para taparlo”, recuerda. Así que apareció con una enorme bandera británica. Desde entonces, se usa para cubrirlo durante la época de exámenes.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a San Mateo, apóstol

La Iglesia recuerda a San Mateo, apóstol

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos