Por Gabriel Arias
salud@cronica.com.ar

Mientras el coronavirus (orthocoronavirinae) sigue dejando sus marcas de afectados y muertos en todo el mundo, en el hemisferio sur se le agregan a esta pandemia nuevos aliados en la diaria lucha contra los profesionales de la salud.

Es que, con la llegada de temperaturas más bajas, ya entrados en otoño y de cara al próximo invierno, la neumonía, la gripe común y la bronquiolitis le ponen una cuota más de dramatismo a la situación que se está viviendo en esta cuarentena que, con mínimas licencias, para muchos está resultando pesadamente insoportable, aunque muy necesaria. Pero no es todo.

En nuestro país, desde hace varios meses, otros dos "soldados" ya complicaban el panorama sanitario: el dengue y el sarampión, el primero con un importante índice de casos en la Argentina y el segundo, reapareciendo cuando se creía que ya estaba desterrado de la vida común.

Aún tomando todos los recaudos, y con el agregado de la concientización que pudo generar la pandemia mundial, la preocupación de los médicos sanitaristas, pero también de las autoridades gubernamentales sin colores políticos, y de gran parte de la población, este formidable "combo" deberá ser enfrentado con total seriedad y demasiados recaudos, porque la batalla promete ser muy dura.

A vacunarse

Las enfermedades que llegan con los primeros fríos, es clave la vacunación ya que previene y salva vidas, sobre todo de niños y adultos con complicaciones crónicas. El ejemplo más claro es la vacuna antigripal, que puede reducir los tiempos de internación y complicaciones del infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca y otras patologías cardiovasculares.

Más riesgos

Según estudios científicos, el riesgo de infarto de miocardio e isquemia coronaria aumenta entre 2 y 3 veces durante las dos semanas siguientes a una infección respiratoria, que puede ser producida por virus y bacterias, como el coronavirus, influenza y el neumococo.

Por tal motivo, la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) enfatiza la necesidad de que todos los pacientes con enfermedades cardiovasculares acudan a recibir la dosis anual de vacuna antigripal en farmacias, hospitales o vacunatorios oficiales.

Aquellos pacientes cardiovasculares menores de 65 años pueden recibir la vacuna contra la influenza trivalente presentando receta que acredite su condición médica.

Nada librado al azar

En tanto y en consonancia con los lineamientos del Ministerio de Salud, la SAC recomienda la aplicación de la vacuna antineumocócica a aquellos que no la hayan recibido nunca y sean mayores de 65 años, y a los que pertenezcan a los grupos de riesgo por padecer insuficiencia cardíaca, enfermedad coronaria, diabetes, insuficiencia renal crónica o enfermedad pulmonar obstructiva crónica o asma, entre otras.

Varios síntomas

En cuanto a las enfermedades cotidianas que llegan con el frío, se destacan las siguientes con sus síntomas y duración:

- 1) Resfrío: dura de 3 a 5 días y provoca síntomas como congestión o secreción nasal, tos, estornudos, dolor de garganta, fiebre baja y dolores de cabeza.

- 2) Gripe: su duración es entre 5 y 10 días y presenta síntomas similares al resfrío, pero más intensos, con dolor muscular y fatiga.

- 3) Bronquitis: puede ser una bronquitis aguda, o bien una bronquitis crónica que se agudiza en la época. Se presenta con tos persistente con expectoración, fiebre, cansancio, decaimiento, dificultad para respirar y dolor en la parrilla costal.

- 4) Faringitis: se manifiesta con dolor de garganta intenso, fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular e inflamación ganglionar en el cuello.

- 5) Neumonía: es la principal causa de internación en esta época del año, presenta fiebre alta, dolor de espalda, tos con expectoración y malestar general con presencia de dolores musculares.

 

Posibles contagios

Sabiendo cuáles son las principales enfermedades que vienen con las bajas temperaturas, es importante conocer las formas más recomendables para evitar el contagio y la propagación de gérmenes, entre ellas se destacan: ventilar la casa durante el día, aproximadamente por unos 20 minutos, cubrirse la boca al toser o estornudar usando el antebrazo, lavar de manera habitual las manos con agua y jabón, evitar cambios de temperatura bruscos, vacunarse contra la influenza y el neumococo es la medida de prevención más eficaz en aquellas personas vulnerables, evitar el contacto directo con personas contagiadas, consumir alimentos con alto porcentaje de vitamina C, como kiwi, cítricos, brócoli, espinaca, tomate y repollo, entre otras, y utilizar pañuelos descartables, ya que impiden los riesgos de "reinfectar" a través de las manos.

Maldito Mosquito

Ahora bien, a las enfermedades que se avecinan en el otoño e invierno se les suman las preocupaciones que ya existían en nuestro país, una de ellas el dengue, que tiene miles de casos y varios muertos desde hace varias semanas.

Tal es así que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) alertó acerca de un nuevo ciclo epidémico de dengue en la región de las Américas, informando que luego de dos años de baja incidencia se observa un incremento de casos en Argentina, Brasil, Paraguay, Bolivia, Chile y Uruguay. Los principales transmisores del virus del dengue en nuestro medio son los mosquitos del tipo Aedes aegypti.

Contribuyen a la cría del mosquito vector y al aumento de transmisión de esta enfermedad, entre otros factores, los climas con muchas lluvias y elevadas temperaturas, insuficiente provisión de agua potable que obliga a su almacenamiento en recipientes caseros descubiertos y la disponibilidad de reservorios de distinto tipo que funcionan como criaderos.

Este mosquito tiene hábitos domiciliarios, por lo que la transmisión es doméstica, acompañando al ser humano dentro de la vivienda y sus alrededores.

Los chicos también

Si bien se puede presentar en cualquier edad, lo más común en mayores de 10 años y adolescentes es tener síntomas como fiebre, dolor de cabeza, abdominal, alrededor del ojo, derrames oculares, manchas rojas en la piel, náuseas, vómitos y alteraciones del sabor en alimentos y bebidas. En lactantes suelen cursar de forma asintomática o sin diferenciarse de otros cuadros virales.

Inesperada vuelta

Por otra parte, la preocupación que todavía sigue golpeando las puertas de los hospitales son los casos de sarampión y, por ende, la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) llamó también a vacunarse debido a un presunto nuevo brote que estaría deambulando.

El sarampión es una enfermedad viral altamente transmisible de persona a persona a través de secreciones nasales o de la boca de personas infectadas.

Puede producir una enfermedad potencialmente fatal, sobre todo en los menores más vulnerables, y si bien no tiene un tratamiento específico, sí se dispone de una vacuna segura y eficaz que está incluida en nuestro calendario nacional de inmunizaciones, gratuito y obligatorio.

Conclusión

Las enfermedades están a la vuelta de la esquina y esperando su oportunidad sobre todo en climas gélidos, pero los profesionales de la salud están altamente preparados para cuidarnos y darles batalla. Pero también a cada persona le tocará su parte, con los cuidados que debe tomar, y la prevención, que nunca alcanza. Y hay que intentarlo, a toda costa.

Saber diferenciar cuándo es gripe

Mucho se habla del coronavirus, sus síntomas, formas de prevención y hasta las consecuencias que puede llegar a desencadenar, pero hay algo que debemos tener en cuenta y es que no es lo mismo que la gripe común, debido a que existen diferencias entre ambas enfermedades.

En principio, hay que decir que los síntomas de Covid-19 y la gripe son generalmente muy similares, ya que ambos causan fiebre y síntomas respiratorios, que pueden variar de leves a graves y a veces ser fatales. Además, ambos virus también se transmiten de la misma manera, al toser o estornudar, o por contacto con manos, superficies u objetos contaminados con el virus.

Finalmente, la más importante de las diferencias es que la gripe posee una vacuna y el coronavirus se encuentra en su búsqueda.

Así, lavarse las manos, cubrirse con un pañuelo descartable o con el pliegue del codo al toser o estornudar, y una buena limpieza del hogar son acciones importantes para prevenir ambas infecciones. La gran diferencia exponencial entre las dos enfermedades radica en la gravedad de cada una, ya que el riesgo de enfermedad grave parece ser mayor para Covid-19 que para gripe.

Esto está marcado en los números, ya que si bien la mayoría de las personas con Covid-19 tiene síntomas leves, aproximadamente 15% tienen infecciones graves y 5% requieren cuidados intensivos, estadísticas mayores a las que indica una gripe común.

Los falsos mitos de la vacunación

Las épocas frías un tema a tener en cuenta sobre todo en grupos de riesgo son las vacunas, por eso, para prevenir la gripe y la neumonía es necesario tomar este recaudo, aunque existen cinco mitos que son falsos a la hora de la vacunación.

1) Algunas vacunas provocan enfermedades: las vacunas se elaboran con microbios muertos, atenuados o en pequeñas fracciones que no pueden producir enfermedades por sí mismos. Las vacunas son científicamente seguras.

2) ¿Es cierto que no se puede recibir más de una vacuna porque pueden generar efectos secundarios? Las vacunas pueden administrarse simultáneamente, siempre que se apliquen en distintos lugares y con diferentes jeringas.

3) No me puedo vacunar si estoy resfriado: es posible vacunarse cuando se tiene un resfrío o catarro leve.

4) Si me doy la vacuna antigripal, no me voy a engripar: la vacuna antigripal se diseña cada año para generar defensas contra las principales cepas de la influenza circulantes. Pero existen otras cepas y virus que pueden generar síntomas gripales.

5) No puedo vacunarme contra la neumonía porque no puedo pagar la vacuna: las vacunas obligatorias para menores de edad, mayores de 65 años y grupos de riesgo se ofrecen gratuitamente en hospitales de todo el país, además de brindarse en vacunatorios privados. Conocidos los falsos mitos que rodean a nuestra sociedad y hasta crean prejuicios para no aplicar las vacunas, es importante tomar conciencia de que son necesarias y pueden salvar la vida de una persona.

Ver comentarios