Por Daniel Beylis
paranormal@cronica.com.ar

Pie Grande o Bigfoot. Ya sea que se lo llame en castellano o en inglés, este ser extraño, poco amigable y que cada tanto sale a la luz en recónditos sitios bien boscosos, desde hace años ha sido motivo de discusiones, controversias y polémicas, en torno a su existencia o la fantasía de sólo ser.

Empero, en medio de todo, otra vez y con poco tiempo de diferencia, dos nuevas observaciones reabrieron un archivo que parece no cerrarse por el momento 222

El acontecimiento que más repercusión tuvo fue el encabezado por Claudia Ackley, quien junto a sus hijas lo vieron a unos nueve metros de altura aproximadamente, sobre un árbol, y lo grabaron, en San Bernardino, California.

A partir de ese momento, demandó a las organizaciones que no cumplen con el deber de proteger el espacio de esta especie y que daña la reputación pública de los investigadores que estudian sobre la existencia de este impactante ser (ver tema aparte).

Pero más aquí en el tiempo, el otro caso fue protagonizado en un bosque de Michigan por un hombre, que aún tuvo más coraje.

Este señor, ofuscado con las administraciones competentes, y convencido de que tienen un plan para negar a los Pie Grande, decidió meterse en un bosque y filmarlo con el fin de subirlo a las redes sociales.

A los pocos minutos de colgarlo en YouTube, las reproducciones fueron permanentes. En el video puede observarse una figura oscura que asoma a lo lejos entre los árboles. Este hombre se acercó para tener una imagen un poco más clara pero la criatura desapareció rápidamente. 

Teniendo en cuenta que el film de Ackley generó mucha repercusión en todo el territorio estadounidense, alguien decidió quitarlo de circulación.

Esto despertó aún más repudio en la población, que tiene opiniones divididas. Los más escépticos, que dudan de su presencia, se mostraron inquietos por no saber bien la hora precisa del video y tampoco cuál fue el bosque visitado.

En ese contexto, no están convencidos porque consideran que las reacciones de la bestia no resultan muy naturales y que debería ser mucho más grande, por lo que podría ser un ser humano disfrazado de Bigfoot. 

Casi con el mismo porcentaje aparecen los que hace años buscan mayores pruebas para confirmar su existencia, asegurando que Pie Grande desaparece en el video para no ser reconocido por los seres humanos.  Y por si fuese poco, sostienen que su lugar de residencia es el bosque porque es un sitio adecuado para ocultarse.

En medio de la disyuntiva y de las especulaciones, aparece una pregunta recurrente: ¿por qué deberían esconderse de los seres humanos? Algunos creen que por temor a una reprobación social, que podría atacarlos (o extinguirlos) con armas de fuego, tal como ocurre con algunas especies salvajes.

Algo de historia

Uno de los grandes mitos gira en torno a una enorme criatura que recibe diferentes nombres, según la parte del hemisferio donde sea mencionado.

Su presencia en la cultura popular estadounidense se inició en 1811, cuando el explorador británico David Thompson encontró largas huellas que se le atribuyeron al Yeti. A su vez, una filmación de Roger PattersonRobert Gimlin, en 1967, fue el primer “registro” moderno de Pie Grande, como es conocido en Argentina (Bigfoot para los que lo nombran en inglés).

En Norteamérica los avistamientos son permanentes, y los últimos dos fueron recientemente.

Inició acciones legales para probar su existencia

Ackley encontró a la criatura subida a un árbol.



La Corte Suprema de California tiene numerosos temas para tratar, aunque el más curioso gira en torno a Pie Grande.

Es que en el filme casero de Claudia Ackley, esta asegura haberlo visto en un bosque y llevó el tema a la Justicia al considerar que debería ser incluido en la lista de especies que pueblan este territorio que limita con el océano Pacífico al este.

Ackley encontró a la criatura subida a un árbol y calculó que por su dimensión pesaría al menos 350 kilos.

“Vamos a acudir a los tribunales con pruebas, con expertos, con biólogos especializados en la vida salvaje. Vamos a probar más allá de una duda razonable que la especie existe hace una extensa cantidad de años”, señaló la mujer en diálogo con el medio local Global News.

Las dos asociaciones que sufren acusaciones son el Departamento de Fauna y Pesca y la Agencia de Recursos Naturales, que a su vez deberán presentar sus argumentos para sostener que no es viable la existencia de Pie Grande.

En ese sentido, Estados Unidos es el país que mayores debates sostiene al respecto y su población se encuentra dividida: los avistamientos fueron permanentes, pero los más escépticos desestiman las filmaciones y las fotos al argumentar que se trata de un montaje para aterrar a la población con su presencia.