Cuando no tengas conexión a Internet y empieces a echarla la culpa al servicio proveedor, detenete un segundo a pensar que puede haber otra cosa: un vecino robando tu red de WiFi. Sí, los problemas de conexión siempre están en casa, ya sea porque el WiFi va más lento de lo normal o se corta cada dos por tres mientras estamos trabajando, mirando una serie, o simplemente usando el celular. Para evitarlo, hay una serie de cosas que puedes hacer. 

En primer lugar, empeza por saber que los problemas de conexión a veces tienen que ver con las interferencias con las redes de los vecinos que usan tu señal. Esto provoca que la calidad de tu red inalámbrica disminuya así hace que la conexión sea más inestable, funcionando más lenta de lo normal. Para eso habrá que verificar el estado del router.

En segundo lugar, evita que uno de tus vecinos interfiera en la red así te ahorras la mala sangre de tener problemas de conexión, por lo menos un par de veces. Para ello, es necesario realizar un mapa de la situación general de los canales wifi de nuestro router para ver cuáles están más libres o saturados y saber si hay alguno que nos ofrece menos o más interferencias.

Lo mejor es hacerlo habitación por habitación, ya que la conexión no es la misma en todas las estancias de la casa y a menudo varía en función de la cercanía del router.

Para buscar estos canales y comprobar las interferencias, hay que descargarse una aplicación: Signal Strength, Fing o Escáner de red y WiFi Analyzer. Estas herramientas te mostrarán qué canales están libres y cuáles están llenos de conexiones e interferencias.

Una vez hemos comprobado los canales más saturados, debemos cambiar el canal actual por el que menos interferencias tenga para mantener una buena velocidad de navegación. Los routers suelen escoger de forma automática el canal disponible, así que debemos cambiarlo manualmente.

Cómo cambiar el canal de tu red wifi

  1. Entrar al router a través del enlace http://192.168.1.1 desde un navegador Chrome, Edge, Firefox, Opera o Safari.
  2. Introducir el nombre de usuario y contraseña de acceso, que suelen ser admin/admin,1234/1234 o una combinación de ambas. Si no lo son, puedes buscar la contraseña genérica de los routers de tu operadora en concreto.
  3. Una vez dentro del enlace, en el apartado de configuración, pulsa en la opción 'Network' de la columna 4 Seleccionar el nombre de tu red inalámbrica.
  4. Seleccionar el nombre de tu red inalámbrica.
  5. Ve al cuadro "Channel".
  6. Selecciona el canal menos saturado, y que previamente hemos comprobado a través de la aplicación.
  7. Una vez elegido el canal, pulsa 'Submit' para que se apliquen los cambios, y listo. Tendras una vida un poco mas simple, y si te quedas sin conexión, sabras con certeza que tienes que llamar a la compañía proveedora.