La modernización al servicio de la construcción se ha reflejado en estas primeras décadas del siglo XXI en muchos edificios y viviendas con tintes futuristas, y mientras más avanza el tiempo, mayores son las oportunidades que aprovechan los ingenieros para realizar nuevos emprendimientos.

De hecho, hace escasas semanas se presentó otra nueva “casa del futuro” por parte del arquitecto cubano Jorge Luis Veliz Quintana, quien en los últimos años se ha centrado en una arquitectura pensada a futuro, con una relación muy estrecha con la naturaleza y la integración de la misma forma que con los espacios.

 

 

En la unión entre el mar y la roca de un acantilado, el creador de la obra generó una casa con una forma sensual que invita a entrar, incluso en su interior se halla una piscina cubierta que desarrolla los espacios, obligando al visitante a enfocarse en el horizonte. Un gesto, un pliegue, la sencillez de la forma y la comodidad son las características predominantes, y se trata de lograr un contraste que a su vez anuncia la llegada de una nueva vida.

Trabajo en equipo

Cabe destacar que Veliz y su equipo se dedican al campo del diseño arquitectónico y la visualización 3D, y para ello trabajan profesionalmente con softwares de arquitectura y simulación que les permiten diseñar estas asombrosas singularidades en el campo de la construcción.

“Desde que tenía 10 años, sin saber siquiera qué era la arquitectura, mi casa de madera fue demolida y con todos esos escombros construí una casa de tres pisos en un árbol en el patio de mi casa; a partir de ahí empecé a descubrirme como arquitecto sin saberlo”, contó.

 

 

Cada entorno que diseña tiene características que propician una arquitectura muy peculiar, teniendo en cuenta el contexto, el clima y la cultura. Los aspectos económicos influyen también a la hora de construir, por lo que siempre es un reto diseñar con materiales y técnicas constructivas que son imprescindibles.

Para Veliz, “la idea es crear arquitectura dentro del paisaje y un paisaje dentro de la arquitectura. Tengo necesidad como artista de expresar estados de ánimo, me obligan a estar en total y constante creación”.

En esta ocasión, el arquitecto trató de recrear un concepto armónico que distinga un interior seguro, rodeado de fragmentos y trozos del espacio exterior como es el océano, el cual se acerca a nuestro medio natural. Muestro un espacio externo, frío y desolado, separando el suelo de la vivienda como una de las estrategias para mantenernos a salvo.

Otro proyecto

Esta no es la primera vivienda futurista que creó el arquitecto cubano Veliz Quintana, ya que presentó en Estados Unidos hace un tiempo otra llamada Broken Diamond House. Tomando como referencia la forma de un diamante, este refugio está pensado para ser construido en selvas o bosques donde se pueda disfrutar del entorno en su máxima potencia.

La creación tiene su atractivo tanto en el exterior como el interior, ya que los materiales suponen un reflejo de la naturaleza y se fusionan con ella, logrando todo el protagonismo.

Piedra y madera en los detalles principales, mientras que, en las paredes, el cristal consigue que los espacios se vean mucho más amplios y luminosos en la casa.

Ver comentarios