El catálogo de Netflix está repleto de contenido de todos los géneros, pero varios de sus títulos más impactantes pertenecen al mundo del true crime: series, documentales y películas inspiradas en crímenes reales. Y entre los exitosos títulos originales de true crime que estrenó la plataforma, hay una miniserie que en pocas horas logró revolucionar el servicio de streaming.

Se trata de "Alias Grace", la segunda adaptación a la pantalla chica de la expansiva obra de Margaret Atwood, creadora de "El cuento de la criada". Ambas adaptaciones estrenaron en 2017, pero mientras la producción de Hulu llevó 4 temporadas, la creación de Netflix logró cautivar a las audiencias en apenas 6 episodios que narran uno de los casos sin resolver más polémicos del siglo.

 

De qué trata "Alias Grace", la imperdible miniserie de Netflix

 

La miniserie tiene apenas 6 episodios de no más de una hora cada uno.

 

Unos cuatro años después de emigrar a Canadá desde Irlanda, Grace Marks, de 16 años, fue contratada como empleada doméstica en la casa de Thomas Kinnear. En 1843, Marks y su compañero James McDermott fueron declarados culpables de asesinar a Kinnear y su ama de llaves (y supuesta amante), Nancy Montgomery. Mientras McDermott fue ejecutado por el crimen, Marks recibió cadena perpetua en la penitenciaría de Kingston, en Ontario, donde pasaría las próximas tres décadas.

Para su libro, Atwood se centró en cómo la opinión pública respondía a las delincuentes en comparación con los criminales masculinos. Durante el juicio de la vida real de Marks, el público estaba dividido sobre su caso por el hecho de que era una joven atractiva que provenía de un contexto trágico. En la serie de Netflix, la historia de Grace se desarrolla en un flashback, después de 15 años en prisión, durante entrevistas con el protopsiquiatra Simon Jordan.

 

 

 

 

 

"En los asesinatos en los que hay un hombre y una mujer involucrados, la opinión pública suele ser de la siguiente manera: todo el mundo está de acuerdo con el hombre, pero la opinión suele estar dividida sobre la mujer", dijo Atwood a la BBC al momento del estreno de la adaptación televisada. "Por un lado: 'ella instigó todo. Ella es el demonio femenino'. El otro lado: 'es una víctima inocente, coaccionada por la fuerza, las circunstancias y el miedo'".

Grace Marks es interpretada por la actriz canadiense Sarah Gadon, con Paul Gross y Anna Paquin como Thomas Kinnear y Nancy Montgomery, respectivamente. Zachary Levi y el británico Edward Holcroft (Charlie Hesketh en las películas de Kingsman) interpretan respectivamente a Jeremiah el buhonero y al Dr. Simon Jordan, dos personajes ficticios que aparecen en la novela de Atwood.

 

La miniserie de Netflix fue un éxito y continúa sorprendiendo a las audiencias.

 

Los espectadores de Netflix también se vieron divididos al momento de mirar la miniserie, ya que, como dijo Atwood y la serie sostiene, nadie sabe con certeza si Grace Marks cometió o no un asesinato en esa casa. "Había tantas historias diferentes y contradictorias sobre Grace Marks; nadie supo nunca si ella había matado a alguien o no. Había cuatro personas en la casa. Dos de ellos fueron asesinados, el tercero fue ahorcado y ella fue la que quedó. Y ella nunca lo dijo", dijo la autora a Indiewire. 

"Si hubiera sabido la verdad, probablemente no habría escrito un libro. Y si hubiera sabido la verdad y se la hubiera contado a Sarah [Polley], probablemente no habría hecho este programa. Lo interesante es la forma en que todos proyectan sus ideas en Grace", agregó Atwood. "El hecho de que tuviera varias historias que contó a diferentes audiencias... bueno, eso siempre afecta la historia que cuentas: quién es la audiencia. ¿No es así?".

 

 

Ver comentarios