Después de la carne vacuna, el pollo es una de las carnes preferidas en las mesas argentinas. Además de su delicioso sabor y alto valor nutricional, el pollo tiene una gran ventaja: a diferencia de un cerdo o una res, que casi nadie puede comprar enteros, los pollos se venden en cualquier supermercado y carnicería sin despiezar, lo que resulta mucho más económico que comprarlos en partes separadas.

En los pollos de calidad estándar, las supremas rondan los $500 pesos el kilo, los muslos y contramuslos $300 y las pechugas los $350. Por otro lado, podés conseguir un pollo entero por cerca de $200 pesos por kilo. En mayor o menor medida, estamos pagando casi el doble por los mismos cortes de carne.

Entonces, para empezar a ahorrar a la hora de visitar al carnicero solo hace falta aprender a cortar el pollo. Mientras no es un procedimiento para aquellos sensibles a las tripas, aprender a despiezar estas aves es simple y rápido, con unos pocos pasos necesarios para quedarte con las piezas favoritas de la familia por la mitad del precio.

Carnicería para principiantes: cómo cortar un pollo entero

En 9 simples pasos, aprendemos a cortar un pollo entero en piezas, sin desperdiciar nada de carne.
  1. Para comenzar, limpiamos las posibles impurezas del pollo quemando las plumas con un soplete y sacándole las vísceras si las tuviera.
  2. Ponemos el pollo boca arriba y, con un cuchillo bien afilado, hacemos un corte en la piel que une los muslos de las pechugas. Cortamos suavemente toda la piel y la grasa sobrante.
  3. Metemos la mano por las costillas, tiramos hacia atrás y partimos la columna del pollo por la mitad. Con ayuda de un cuchillo terminamos de cortar el pollo en dos, separando la parte de superior de la inferior.
  4. Tiramos de los dos muslos hacia abajo descubriendo el hueso del fémur. Con el cuchillo cortamos por detrás del hueso separando los muslos de la cadera.
  5. Para separar los muslos de los contramuslos buscamos con el dedo el juego de la articulación y hacemos un corte limpio a lo largo de ella.
  6. Para separar las alitas buscamos el hombro, la articulación que las une con la carcasa, y cortamos con el cuchillo. Partimos las alitas en dos también por la articulación, con ayuda del cuchillo si es necesario.
  7. Para separar las pechugas primero retiramos la piel y la grasa sobrante. Aplastamos la caja torácica del pollo con la mano para que sea más fácil cortarlo.
  8. Hacemos una incisión en el pecho, siguiendo el hueso del esternón. Con el cuchillo, vamos rascando separando del esternón una de las pechugas de pollo. Luego quitamos la otra pechuga de igual modo, rascando con el cuchillo por el hueso y quitando el mínimo posible de carne.
  9. Reservamos la carcasa y el resto de huesos, que pueden servir para preparar un rico caldo.

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos