Las despedidas y el recibir también tienen sus ritos. Y esto es lo que sucede con el Año Nuevo. Esta fecha es una buena excusa para organizar un encuentro entre familiares y amigos. En este día muchas personas cuentan con sus propias tradiciones, que van desde elegir un atuendo en especial hasta amanecer en un lugar específico. Pero una de las cosas más importantes es el menú. Elegir buenos aperitivos de entrada, un rico plato principal y buen postre hacen de la velada algo inolvidable. 

Para realizar la elección es fundamental tener en cuenta que el verano está en su auge y el clima no baja de los 30 grados. Comida fresca, fría y práctica es la opción ideal. Muchos eligen el asado pero nunca faltan los huevos rellenos, piononos salados, vitel toné y más clásicos de las fiestas. Y para el postre, aplica la misma regla. Las cosas pesadas con mucho dulce de leche y chocolate es preferible dejarlas de lado. Pero ¿Cómo armar un buen postre entonces?

Esta opción puede ser perfecta para la velada de Año Nuevo: coctel de frutas con leche condensada. Una mezcla entre la frescura de la fruta y el dulzor de la crema, con ingredientes que nunca imaginarás y hacen de esta copa algo sensacional. Lo mejor de todo es que la preparación es sumamente económica, rápida y fácil de hacer.

 

 

Te recomendamos prepararla temprano para tenerla refrigerada, así tu postre estará mucho más fresco y delicioso. Puede decorarse a gusto, pero si quieres economizar, sólo tienes que ponerte un poco creativa y por ejemplo, separar un poco de fruta, picarla más fina y añadirla al final para darle más color.

Ingredientes

  • 00 gramos de uvas verdes
  • 300 gramos uvas moradas
  • 450 gramos de fresas
  • 1 lata grande de duraznos en almíbar
  • 2 tazas de crema ácida
  • 1 lata de leche condensada
  • 1/2 taza de almíbar de los duraznos
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • Cerezas para decorar, opcional
  • Chispas navideñas para decorar, opcional
La copa de frutas se puede decorar a elección y gusto propio.

Preparación

  1. Lava y desinfecta las fresas y las uvas. Corta por mitad las uvas, si tienen semillas retíralas para que sea más cómodo comer. Pica las fresas en cuartos.
  2. Corta los duraznos en daditos o trozos cómodos para comer, sirve todas las frutas en un bowl grande.
  3. En la licuadora sirve la leche condensada, el almíbar de los duraznos, la crema ácida y la esencia de vainilla, muele hasta obtener una mezcla homogénea.
  4. Verte la leche condensada sobre las frutas y mezcla con cuidado para que el durazno no se vaya a deshacer. Tapa con plástico autoadherible y mete al refrigerador.
  5. Una vez que vayas a servir retira, puedes decorar con unas cerezas y chispas navideñas, con hojas de menta, con fresas frescas y uvas o al gusto. ¡A disfrutar de este rico postre!
Ver comentarios