Con el inicio del fin de semana las ganas de juntarse a comer un buen asado se incrementan. Pero a veces no hay tiempo de prender la parrilla y se debe recurrir al querido horno que te salva cuando más lo necesitás. Cocinar carnes fuera de las brasas a simple vista parece un desafío, pero no hay que entrar en pánico porque es muy fácil. Lo mejor del horno es que es el fiel aliado para los menúes semanales, y qué mejor que de pronto un miércoles comer una rica tapa de asado. 

¿Quien dijo que hay que esperar al fin de semana para comer un rico asado? O peor, que el asado solo puede comerse a la parrilla. Es cierto que en los días de semana se anda a las corridas y no hay tiempo de prender el fuego, pero es por eso que el horno viene a salvarnos las papas. A continuación, según Paulina Cocina, te contamos todos los tips para preparar la tapa de asado al horno más sabrosa de todas. 

Haz la prueba y fijate si extrañas la parrilla. Sin embargo, cabe destacar que la tapa de asado es un corte económico y barato, por lo que es mas propensa a que quede dura y seca. Lograr su punto tierno es difícil y según Paulina, hay que darle mucho amor, paciencia y cariño. Solo así se llegará a una textura tierna y sabrosa. 

Pero todo es posible. Seguí la receta y servila junto a unas verduras, o unas ricas papas al horno. Los cortes recomendables para cocinar al horno son la tapa de asado, el vacío o la tira de asado, aunque también se pude optar por piezas que provengan del cerdo. En cuanto a los embutidos, se pueden incluir unos chorizos y una morcillas.

Ingredientes

  • 1 trozo de tapa de asado
  • Papas
  • Sal, pimienta y aceite
  • 2 cdas. de perejil picado
  • 2 dientes de ajo picados
  • 1 cda. de pimentón o ají molido (si te gusta picante)
  • 1 cda. de orégano
  • 1/2 vaso de aceite de oliva
  • 3 cdas. de de vinagre

Preparación

  1. Mezclá todos los ingredientes de la marinada (que no es más que un chimichurri clásico). Poné la carne en una fuente y cubrila con ella. Tapala con papel film y dejala, a temperatura ambiente, mínimo 1 hora. Lo mejor es hacerlo la noche anterior.
  2. 15 minutos antes de poner la carne en el horno, precalentalo a fuego máximo.
  3. Colocá la carne con la marinada en una fuente de horno. Las papas, peladas y cortadas ad hoc, alrededor de la carne. Rociá la preparación con un poco de aceite. Aún no la sales.
  4. El secreto para que la tapa de asado quede tierna: Todo el misterio para que quede tierna está en cómo utilizás la temperatura y el tiempo de cocción. Lo vas a hacer de la siguiente manera y, si compraste una buena carne, te juro que no falla nunca.
  5. Primero ponés la carne en el horno precalentado al máximo. Solo por 10 minutos (no más que esto). Esto es para sellar la carne.
  6. Luego, sin abrir el horno, bajás la temperatura a mínimo.
  7. Lo principal: Cocerás la tapa de asado en mínimo entre 1 hora y media y 2 horas. Esto depende del horno y de la carne. Pero NUNCA menos de 1 hora y media.
  8. Intentá no abrir el horno en la primera hora.
  9. Los últimos 15 minutos, podés subir un poco el horno para dorar (nunca al máximo).
  10. Apagá el horno y dejá reposar la carne unos 5-10 minutos, para que se asienten los jugos.
  11. Salpimentar y llevar a la mesa con sonrisa satisfecha.