Twitter es la red social más versátil y disparatada de todas. Acá se puede encontrar desde historias de terror hasta de resiliencia, desde anécdotas graciosas o trágicas, situaciones insólitas, reclamos, memes, hilos y mucho más.

Mucho del contenido que se publica en la red social del pajarito logra llamar la atención de los usuarios y termina por volverse viral rápidamente.

 

En esta oportunidad fue un reclamo el que se robó la atención de los usuarios y despertó el enojo en muchos.“Buen día. La dueña de Okcidenta Rosario (Oroño y Jujuy) me bloqueó por pedirle que me pague las horas que labure en su bar. Rocky media pila.”, escribió una usuaria llamada @pachigreco.

Pero eso no fue todo, sino que además adjunto pruebas de lo que estaba denunciando. En una imagen se puede ver como la chica le reclama a la dueña del bar la plata que le debe por las horas que trabajó en abril.

Paz comenzó la conversación diciendo: “Trabaje para Okcidenta en abril y nunca me pagaron. Me encantaría que lo hagan". Pero luego de una hora no recibió respuesta, la dueña la había dejado en “visto”. 

Fue entonces cuando la joven optó por mandarle otro mensaje donde irónicamente preguntaba: “Te dejé sin palabras?”. Pero, al igual que con los otros mensajes, del otro lado no hubo respuesta alguna.

En la misma foto se puede observar como al día siguiente Paz le manda una foto de sus notas donde tiene bien organizados los días que trabajo, el horario de comienzo de jornada, el fin y la cantidad de horas trabajadas.

Luego de adjuntar la imagen, la joven escribió: “Buen día, esas son las horas que trabaje y que no me pagaron”. Luego envió un sticker de una rata animada que dice “Astuta la rata”.

Pero para sorpresa de todos, la dueña del bar nunca le contestó y hasta la bloqueó para no recibir más mensajes de ella.

“Astuta la rata”: le reclamó a la dueña de un bar que le pague las horas trabajadas y la bloqueó.
“Astuta la rata”: le reclamó a la dueña de un bar que le pague las horas trabajadas y la bloqueó.

Toda esta historia generó indignación en los usuarios que se pusieron en el lugar de la joven que trabajo y nunca recibió su remuneración. Sin embargo, lo más sorprendente fue que la mayoría de ellos se unieron para escarchar al bar en cuestión.

“Que raro el empresariado gastronómico rosarino...no zafa ni uno”, escribió un hombre.  “La forma de tocarles el cu… es dar 1 estrella en Google Maps”, sugirió otro. “No tienen Instagram? Así se le escribe en sus publicaciones para que los clientes sepan lo que son en ese lugar…”, preguntó otro usuario. “Que le dejemos malas reseñas en Google dijo?”, preguntó una mujer sugiriendo que los usuarios hagan lo mismo.

Pero eso no fue todo, sino que otros usuarios también hicieron hincapié en el mal servicio que ofrece el lugar: “El pelo… del "encargado" cuando amablemente le pedimos que caliente la comida, nos dijo: "qué es biónica la pizza que queda fría y la tabla se calienta?" Un desagradable”, comentó una joven. “Cubiertos sucios, comida fría, carozos de aceitunas debajo del pochoclo”.

Ver comentarios