Una visita a un restaurante destapó una serie de estafas que tiene como protagonista a un brasileño de 42 años. El sujeto disfrutó de una costosa cena y al momento de abonar el ticket fingió sentirse enfermo para que llamen a una ambulancia y evitar pagar lo consumido.

Y pese a que inicialmente se salió con la suya, los médicos comprobaron que no tenía nada: la policía descubrió que se trató de un modus operandi delictivo que comenzó el 2014 y terminó detenido.

El hombre, identificado como Ruan Pamponet Costa, visitó el pasado 15 de abril un restaurante de la ciudad de Goiânia, capital del estado brasileño Goiás. Según consignó el portal G1, él y sus acompañantes no se privaron de nada y el total de la cuenta fue de 6275 reales, unos $144.346.

El plan consistía en que los comensales se fueran retirando uno por uno, hasta que solo Ruan quede en la mesa. Y al momento de recibir el ticket, Pamponet puso en marcha su número teatral.

El personal del establecimiento creyó que en realidad su cliente estaba sufriendo un ataque y llamó de inmediato a emergencias. El personal médico más cercano era el de una ambulancia del Cuerpo de Bomberos, quienes luego de revisar al paciente constataron que estaba fingiendo.

De inmediato, llamaron a la Policía Militar y el falso enfermo fue arrestado. Una vez en dependencias policiales, se comprobó que el detenido tenía abiertas causas por hechos similares en otros seis estados del país.

Tras pagar la fianza, fijada en 10 mil reales, la jueza lo dejó en libertad con la condición de que, hasta el cierre del caso, no frecuentara más bares, restaurantes o establecimientos similares. Sin embargo, el hombre no fue capaz de contenerse.

El pasado 21 de abril, un restaurante de la localidad de Palmas, en Tocantins, llamó a emergencias luego de que un cliente se descompensara. Cuando los paramédicos llegaron al lugar se encontraron con Pamponet. En esta nueva ocasión, intentaba zafarse de un ticket de 5.200 reales ($119.617).

El sujeto fue detenido nuevamente, pero esta vez no obtuvo el beneficio de la libertad condicional: está recluido en el Centro Penitenciario Provisional de Palmas (CPP) y ya fue imputado por la Policía Civil por el delito de malversación de fondos.

Un estafador "encantador"

De acuerdo con el medio JustBrasil, las estafas de Pamponet habrían comenzado en 2014 y ya suma 41 delitos de ese estilo

El delegado Rodrigo Saud Auturiano, encargado del caso, dijo que no tiene respeto por las instituciones y pidió prisión preventiva. La solicitud fue aceptada por la Corte a fines de la semana pasada.

Según la gerente del restaurante de Palmas, el sospechoso habla muy bien y tiene un perfil “encantador”. Se quedó aproximadamente cinco horas comiendo y bebiendo, además de compartir los productos con personas en otras mesas:  pidió mariscos, botellas de whisky ,ginebra importada, bebidas energéticas y cervezas.

Ruan fue agradable y cortés con los camareros, manteniéndose tranquilo incluso cuando llegó el momento de incumplir. “Tiene un perfil bastante encantador porque tiene postura, es un buen tipo, habla muy bien. Nunca mostró agresividad. Entonces no mostró ningún peligro”, comentó Sara Silva.

Ver comentarios