La moza de un restaurante en Estados Unidos se volvió viral tras protagonizar una emotiva situación con una clienta y compartirla en  Twitter.  Su nombre es Megan King y conmovió en la red social con dos imágenes: una del conmovedor mensaje que le dejó una comensal junto al ticket y la propina, y otra en la que se la puede ver con lágrimas en el rostro.

La publicación estalló en cuestión de horas, ya superó los 800 mil me gustas, cosechó miles de tetuits y desató una ola de comentarios de todo tipo.

El hecho ocurrió hace unos meses, en julio, pero la historia cobró tal trascendencia que la revista Newsweek contactó a la Megan para conocer más detalles de lo sucedido.

Un mediodía, a la joven le tocó atender la mesa de una mujer mayor. Intentó ser amable, fue atenta y generó una conversación. “En un momento del almuerzo, ella empezó a comer más despacio, así que charlamos unos minutos. Una pequeña charla, nada demasiado profundo. Me dijo que tenía casi 70 años y que había bajado un poco el ritmo”, contó, en diálogo con la pubicación.

Fue entonces que Megan notó que la mujer estaba algo triste: “En retrospectiva, me gustaría haber tomado su tranquilidad como una invitación. Creo que eso es lo que quería. No dejaba de mirarme, así que supuse que algo no iba bien en su comida o que necesitaba algo. Supongo que, en cierto modo, necesitaba esa pequeña conversación”, agregó.

Cuando la mujer terminó su almuerzo, la moza le dejó la cuenta y cuando regresó a limpiar la mesa se encontró con una sorpresa: además de los tres dólares de propina, le había dejado un papel con un tierno mensaje mensaje. Sin saberlo, la breve charla que tuvieron había significado mucho para la cliente

“Muchas gracias por tu amable servicio. Era la primera vez que salía a comer sola desde que falleció mi marido. Esperaba poder superar esto”, escribió.

Tras leer el mensajea, Megan no pudo contener el llanto. Según le contó al medio  estadounidense, incluso tuvo que tomarse unos minutos para recomponerse en el baño y poder seguir atendiendo al resto de las mesas de la sucursal de cadena de restaurantes Perkins.

Fue en ese momento, en plena emoción, que se sacó una selfie y la compartió en Twitter. “Esta es mi verdadera sonrisa porque soy muy feliz y esa nota no me rompió el corazón en absoluto, ironizó en el posteo.

Y si bien la publicación se llenó de mensajes de cariño, también hubo algunos usuarios que se burlaron por la suma de la propina. “¿Estás llorando por esa propina o por la nota? Porque yo estaría llorando por lo primero”, le escribió un tuitero.

Por su parte, Megan fue tajante con su respuesta:"No todo el mundo puede darse el lujo de dar una buena propinaLas personas mayores que viven con ingresos fijos merecen salir a disfrutar de una buena comida".

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos