Una insólita situación tuvo lugar en Londres, Inglaterra y quedó registrada por las cámaras de seguridad del lugar, al cuál estaban intentando ingresar tres hombres, cuando dos de ellos pretendían romper la vidriera a ladrillazos.

Mientras el tercero esperaba para huir abordo de una moto, los otros malvivientes tiraban ladrillos contra el vidrio para poder ingresar y cumplir su delictivo cometido.

Fue en ese momento, cuando un ladrillo rebotó contra la puerta del lugar e impactó violentamente contra la cara de uno de los ladrones. Al instante este se desvanece y su compañero se toma la cabeza.

Todo terminó cuando apareció un agente de seguridad y los atacantes escaparon. El ladrón herido esta fuera de peligro y pasó algunas horas detenido.