Un grupo de ladrones entró a robar en una tienda de canabbis en Shannonville, Ontario, Canadá, pero fueron todos ahuyentados por el encargado que se encontraba en el lugar.

Las cámaras de seguridad, captaron el momento en el que los ladrones entraron con las caras cubiertas y rociaron al hombre en el lugar con pimienta en aerosol. Pero de inmediato, el encargado tomó un 'bong', el aparato de filtración utilizado para fumar marihuana, y los amenazó con lanzárselos, esgrimiéndolo como si fuera un bate de béisbol.

Con esa arma improvisada, el dependiente logró defender el local y hacer huir a los delincuentes.