En una cálida noche, en México, una mujer paseaba y se encontró con una verdadera escena de película. Al instante la sorprendida tomó su teléfono celular y comenzó a grabar.

Ante sus ojos apareció de la nada la silueta de una mujer que parecía vestir una delantal de hospital, como si fuera una paciente y derrepente comenzó a trepar por las columnas del lugar hasta subir al primer piso.