Efectivos lograron arrestar al acusado.

Padres rusos se enteraron que su hijo de 22 años planeaba asesinarlos y fingieron su muerte para atraparlo. El joven fue arrestado y confesó que odiaba a sus progenitores porque no le daban dinero.

El acusado le contó sus macabros planes a uno de sus amigos, quien lo acusó ante la policía. Por lo tanto, los efectivos se comunicaron con los padres del joven y con un agente para que se haga pasar por sicario. De esta forma, lograron armar una estrategia para capturar al chico.

Planeaba pagar al sicario luego de recibir la herencia.
La familia montó un plan para atrapar al joven.

La policía, propuso a los padres del joven hacerse pasar por muertos, montar una escena y fotografiarse muertos. El supuesto sicario le envió estas imágenes al acusado, quien se mostró complacido y ratificó que le pagaría 53 mil dólares luego de cobrar la herencia.

Además, el joven detalló al asesino contratado cuántas cámaras tenía en su casa y le dio consejos para evitar a los perros guardianes. 

Tras recopilar las pruebas, policías detuvieron al acusado, quien confesó que odiaba a sus padres porque no le daban dinero y reveló que ya había intentado matarlos en otras dos ocasiones.