“El que no corre, vuela”, es un dicho popular que engloba a aquellas personas que, ante una situación que brinde la posibilidad, se aprovechan de la misma para sacar un beneficio. Y así ocurrió con un vecino de la provincia de Santa Fe. 

Es que estos últimos días se hizo viral un video donde se ve a un vecino del barrio Nuestra Señora de la Paz de Granadero Baigorria, ubicado en el partido de Rosario, quien aprovechó un corte en la autopista para ejercer de flamante “peaje”. 

 

Fue un conductor quien grabó y compartió la insólita escena. Allí, se ve el corte total de la autopista Rosario-Santa Fe, y a lo lejos un vecino que lleva a cabo el operativo para cobrarle a aquellos que quieran pasar por la zona. 

El maestro cobra peaje”, arranca diciendo este conductor, que estaba estancado en el corte total y filmaba la situación que ocurría a su derecha. “Si le pagas, te deja pasar, si no, tenes que esperar. Corte total en la autopista Rosario-Santa Fe, el que quiere se desvía por la banquina, y el maestro cobra peaje”, relató.

 

Esperá, pagame, y yo te dejo pasar. Qué país maravilloso. Y nosotros acá, hace media hora esperando”, completa el video del conductor, el cual se hizo viral en las redes sociales en pocas horas. 

Mujer rompió un supermercado por el alto volumen de la música

Otro hecho ocurrido en la provincia de Santa Fe quedó filmado por las cámaras de seguridad y se hizo viral: se trataba de una mujer que, por el alto volumen de la música, decidió ir al supermercado cerca de su casa y romper todo. 

La violenta situación tuvo lugar el jueves 23 por la tarde, en la localidad santafesina de San Lorenzo, dentro de un supermercado ubicado en General López al 1880. La secuencia quedó registrada por las cámaras de seguridad del lugar, en un video que muestra como la vecina entra en el local y le pide a la cajera que baje la música que se escuchaba en el negocio.

 

"Es la tercera vez que vengo" por la misma situación, llegó a advertir la mujer previo a desencadenar su ira. Sin embargo, a pesar de los reclamos de la vecina, la empleada no bajaba la música. 

Poco a poco, la mujer comenzó a elevar el tono de voz, amenazando con romper la mercancía del local si no lo hacía inmediatamente. Cuando la situación parecía finalizada, la vecina volvió a dirigir improperios hacia la cajera y finalmente cumplió con sus amenazas: agarró algunas botellas de una góndola cercana y las tiró contra el piso, apuntando un par hacia el piso cercano a la caja donde se encontraba la empleada. "¡Te lo dije!", gritó mientras se iba, dejando el desastre detrás.

Ver comentarios