El damnificado, junto al animal que no se desprendía de sus partes. (Captura video)

Bomberos cercanos a una playa en China se vieron obligados a cortar una mantarraya que se mantenía aferrada a los genitales de un bañista. 

Parece que el animal se obsesionó con los testículos del hombre que tuvo que esperar varios minutos con sumo dolor hasta ser auxiliado por personal médico.


Aunque algunos turistas intentaron ayudarlo cuando lo vieron retorcerse de dolor, ninguno tuvo éxito y la víctima tuvo que esperar a que los profesionales llegaran con el equipo adecuado.