Los clientes siempre están buscando el mejor precio y la mayoría de las cadenas de supermercados cuentan con una tarjeta o código de descuento para determinados productos. Un pibe se tatuó el código de un comercio para no perderse las promociones y es furor en TikTok.

Los más despistados suelen sufrir a la hora de llegar a la caja, cuando se dan cuenta de que no tienen el plástico o que olvidaron el número para aplicar las rebajas en algunos productos.

Para que esta situación no le pase más, un joven británico tomó la drástica decisión que se hizo viral en la red social de los videos.

 

Se trata de Dean Mayhew, un muchacho de 30 años que tiene siete hijos y se tatuó en el brazo el código QR de la tarjeta de descuentos de la cadena mercados Tesco, llamada “Tesco Clubcard”. Ahora bromea con esto y su perfil de TikTok es “el chico de la tarjeta”.

En primer lugar, el cliente se acercó al local de “A Star Tattoos” y por 200 euros dejó para siempre en su piel el código QR para no perderse nunca más los descuentos y ofertas del supermercado inglés. 

El joven tatuado con el código QR del supermercado se volvió viral (TikTok/@tescosclubcardguy).
El joven tatuado con el código QR del supermercado se volvió viral (TikTok/@tescosclubcardguy).

Las imágenes de esta desopilante secuencia se hicieron virales en las redes sociales muy rápido.

Allí se puede ver cuando el famoso tatuador Dan Rossetter escribe el código en un papel, para luego trasladarlo a la muñeca de Mayhew.  Momentos después, se lo ve al profesional marcando con su aguja para siempre el código de “Tesco”.

El joven tatuado con el código QR del supermercado se volvió viral (TikTok/@tescosclubcardguy).
El joven tatuado con el código QR del supermercado se volvió viral (TikTok/@tescosclubcardguy).

En tanto, en el video viral también muestran cuando Dean y su tatuador van al supermercado más cercano para probar si el tatuaje andaba. Para esto, compraron unas galletitas y el joven puso su brazo para el scanner del cajero. 

Después de segundos de incertidumbre, y cuando parecía que el tatuaje era un fracaso total, en el segundo intento lograron pagar con el código QR tatuado en el brazo.

Cliente feliz con su tatuaje para compras

“Estoy contento, me encanta y la uso todo el tiempo. La uso todas las mañanas cuando voy a Tesco antes del trabajo”, describió el pibe con felicidad sobre su tatoo. 

“Lo usé esta mañana. Es una de esas cosas en las que puedo ver las caras de las personas y hacerlas sonreír”, completó en otro video.

 

Por último, el cliente más fiel confesó que no es una idea que se le ocurrió de un momento para el otro: “He querido hacerlo durante mucho tiempo, como tres meses he estado pensando en ello”.

Ver comentarios