La Policía aeroportuaria de Sri Lanka llevó adelante una detención que asombró por sus características. ¿Por qué? Porque detuvo a un hombre que ocultaba en el recto un kilo de oro, valuado en 30 mil dólares. 

La escatológica detención tuvo lugar en el aeropuerto internacional de Bandaranaike, donde un hombre de 45 años, oriundo de Sri Lanka, fue pescado cuando intentaba salir del país, para llevar su "cargamento" a la India. 

El portavoz de la Aduana de Sri Lanza, aseguró que este tipo de situaciones, por más extrañas que parezcan, se han convertido en un recurso "común" entre quienes se dedican a este tipo de tráfico ilegal. "Hay varios métodos que se usan y ocultar contrabando en el cuerpo del traficante se ha hecho común en los últimos años", aseguró.

El oro fue decomisado y se hallaron cuatro pequeños lingotes de ese metal precioso y ocho piezas de joyería, dos de ellas de oro blanco.