Un vendedor ambulante perturbó el casamiento de una pareja tucumana al pasar con su megáfono vendiendo huevos e imposibilitando escuchar la ceremonia que se festajeba debajo de un gazebo, al aire libre.

"Compramos baterías, vendemos huevos baratos", vociferaba el vendedor con su megáfono, mientras pasaba cerca de la propiedad en donde se realizaba la boda.

La molesta e insólita interrupción quedó registrada por la cámara de un celular que llevaba uno de los invitados al evento nupcial, quien murmuraba tras el paso del vendedor.

En el video se puede ver cómo la pareja estaba tomada de la mano, esperando el momento más emotivo para unirse en matrimonio en presencia de la jueza de Paz, pero en determinado momento todo el ambiente creado se rompió por la estruendosa voz de aquel hombre que con su megáfono vendía huevos a 200 pesos.

"Le compramos baterías viejas, le vendemos huevos baratos. Huevos seleccionados, frescos. Le vendemos 30 huevos por 200 pesos. Le compramos radiadores, baterías viejas, calefones", decía el vendedor.

Entre los comentarios de quienes vieron el video en las redes sociales se destaca el de un usuario que opinó que la jueza de Paz debería haber esperado hasta que deje de sonar el megáfono para continuar la ceremonia, como el de otros que se refirieron a estos vendedores ambulantes, que siempre pasan justo en la hora de la siesta.

El casamiento interrumpido por el megáfono del vendedor ambulante en Tucumán

Ver comentarios