No fue la prinera ni será la última vez que un youtuber intente comer gratis en un restaurante. Pero Borja Escalona, la estrella de YouTube protagonista de esta historia, sin dudas no pensó que el escándalo iba a escalar tanto: tras protagonizar un video amenazando a una moza que le quiso cobra, se ganó el repudio de todos y la plataforma le suspendió la cuenta.

Todo comenzó el pasado 9 de agosto cuando Escalona visitó un bar de la ciudad de Vigo (España), llamado "A Tapa Do Barril", especializado en empadanas. El youtuber llegó con la cámara y nada más sentarse en la barra comenzó su transmisión. De hecho, su primera frase fue: "Yo solo como cosas gratis".

Una vez que le entregaron su pedido, Escalona insistió en que no iba a pagar el ticket: "¿Te tengo que pagar? Pues entonces te tengo que cobrar yo esta promoción que acabo de hacer". 

"Me estás amenazando. Me estás diciendo que le vas a pasar a mi jefa una factura que luego me la voy a cargar yo", argumentó la mesera.

Finalmente, el youtuber pagó de malas formas el producto, pero continuó con las amenazas: "No empecéis a poner reseñas malas...  Solo les va a llegar una factura de 2.500 euros". Y fueron varios los seguidores que le siguieron el juego y escribieron una multitud de reseñas negativas de una estrella. Por ejemplo, algunas personas llegaron a escribri que encontraron pelos en la comida.

Al día siguiente, el restaurante publicó un comunicado en sus redes sociales denunciando lo sucedido: "Ayer un youtuber consideró oportuno hacer un directo, sin previo acuerdo, en nuestro local. Decidió probar una de nuestras empanadillas y mientras la saboreaba, le pareció gracioso o divertido, vacilar a nuestra compañera. (...) Cobrar por nuestro trabajo y no pasar por el aro de esta persona, ha supuesto decenas de puntuaciones negativas en nuestro perfil de Google (personas que nunca han comido ni una de nuestras empanadillas) y llamadas a nuestro negocio insultando a nuestro equipo".

Tras lo ocurrido, la dueña del local, Ana Terzado, en comunicación con La Voz de Galicia, adelantó iba a denunciar al youtuber. Ademas, miles de personas repudiaron el accionar de Borja y comenzaron a críticarlo en las redes.

 

Repudio generalizado y YouTube le suspendió la cuenta

Ante la repercusión que tomó el caso, Borja volvió a dar la cara, pero esta vez con un tono más apaciguador. El creador de contenido emitió un nuevo vídeo que sorprendía a la comunidad twitera porque, lejos de pedir disculpas, se refirió a "la oleada de odio desproporcionada" que recibió.

Una situación, que según relató, tuvo que permanecer en su casa y no salió siquiera al gimnasio porque le habían devuelto la cuota al enterarse de lo ocurrido.

Como consecuencia de este incidente, YouTube canceló su canal, con cerca de 35.500 suscriptores. Pero esta no fue la primera vez que se convierte en viral por una polémica. Es conocido por sus vídeos que generan controversia, como cuando criticó a la población canaria en un vídeo de 2020 calificando Tenerife como "Alcatraz africano" y con comentarios despectivos como que "van cogiendo desechos de África, de España, de Europa y tal y los van llevando ahí a una isla que hay". 

 

 

 

Ver comentarios