Sampaoli sabe que se juega la clasificación (Selección Argentina).

El seleccionador argentino, Jorge Sampaoli, armó el mismo plan antialtura de Quito, que utilizaron otros entrenadores nacionales, con diferentes resultados y con la gravedad de que ahora tiene la obligación de ganar para asegurarse como mínimo el repechaje al Mundial de Rusia 2018.

La programación para buscar los tres puntos que le permitan asegurar un boleto al menos al repechaje o a la cita mundialista del próximo año, dependiendo de otros resultados, comenzó cuando el preparador físico Jorge Desio viajó hacia Ecuador hace un mes y allí decidió que lo más apropiado sería alojarse dos días en Guayaquil para arribar a Quito en la mañana previa al partido contra el representativo local.

Si bien en principio la ida era ir a la capital ecuatoriana el día anterior, todo cambió luego de la conversación del entrenador con los futbolistas durante su viaje a Europa, ya que le pidieron copiar la idea de Alejandro Sabella, con quien estuvieron en la misma ciudad aunque dos días antes en 2013, y no como con Diego Maradona, con el que varios actuales integrantes sufrieron en demasía la altura, cuando fueron directamente a Quito con 24 horas por delante y perdieron por 2-0. 

Aquella vez, Argentina sumó un punto importante (1-1), gracias al tempranero gol de Sergio Agüero, ausente ahora por el accidente automovilístico en el que se fracturó una costilla, pero el equipo no aguantó el resultado y finalizó en un empate 1-1 importante para enderezar su pasaje hacia Brasil. 

De esta manera, la delegación argentina se entrenó este domingo en Buenos Aires y luego emprendió el vuelo chárter hacia la tierra ecuatoriana, tal como hicieron Daniel Alberto Pasarella en la clasificación de Francia ’98, Marcelo Bielsa, en la de Corea-Japón 2002, y Sabella, todos con consecuencias disimiles. 

Sin dudas, la fórmula para acoplarse a la altura de la mejor forma posible no existe, muchas veces depende de los organismos de cada persona y también de otros factores como el clima, la alimentación y la capacidad de oxigenación. 

Pero los números le resultaron favorables a Bielsa como a nadie porque igualó en los 3.600 metros de La Paz (3-3) en una remontada histórica y celebró en los 2.850 de Quito (2-0), con goles de Hernán Crespo y Juan Sebastián Verón. Así selló su pase al Mundial, algo que podrá repetirse el próximo martes. 

Por su lado, Pasarella, quien eternizó la frase “la pelota no dobla”, buscó largas aclimataciones con viajes de una semana previa a lugares cercanos, pero salió derrotado en Ecuador (0-2) y en Bolivia (0-1). 

El caso de José Pekerman, sucesor de Bielsa en el camino hacia Alemania 2006, fue distinto al del resto pero con algunas similitudes al de Maradona. Además el hoy DT de la Selección Colombia mantiene un récord de una victoria (2-1 a Bolivia) y una caída (0-2 con Ecuador), debido a que decidió llevar equipos alternativos a los dos lugares y darle descanso a los habituales titulares. 

En consecuencia, Sampaoli buscará repetir un viejo método, que le brindó alegrías y tristezas, con la ilusión de cosechar una victoria y así cortar con la pesadilla de la actual campaña hacia Rusia 2018.

Fuente: Télam