En Escocia, hinchas del Falkirk lanzaron al césped ojos falsos para mofarse de un jugador del equipo rival del Dunfermline, una "broma" ocurrida en un partido de la segunda división escocesa que podría costarle una sanción al club. 

La acción ocurrió al pesado martes y la víctima era el centrocamista internacional norirlandés Dean Shiels (32 años) que perdió la visión de un ojo como consecuencia de un accidente doméstico cuando tenía ocho años. 

La Federación Escocesa (SFA) anunció que estudiará el informe del delegado del partido y que podría imponer sanciones. 

"El Falkirk FC se excusa sin peros por el comportamiento odioso de un pequeño número de personas. El club condena sin miramientos y duramente los abusos de los que Dean Shields fue objeto”, reaccionó el club este miércoles en un comunicado, añadiendo que trabaja en la identificación de los responsables. 

"El maltrato hacia toda persona discapacitada es simplemente inaceptable y el hecho de que se produzca en un contexto deportivo, marcado por la rivalidad, no es excusa”, añadió el Falkirk FC.  

"No permitiremos que este comportamiento vergonzoso se repita”, concluyó el texto. No obstante, no es la primera vez esta temporada que el Falkirk está implicado en burlas a Shiels.  

En octubre, durante un partido de la Copa escocesa, dos jugadores, Joe McKee y Kevin O’Hara, se mofaron de la discapacidad del norirlandés, que acababa de ser expulsado por una falta sobre el primero de ellos. 
Aquella vez, O’Hara recibió ocho partidos de sanción y McKee cuatro.