La estadounidense Sloane Stephens, número 83 del mundo, venció a su compatriota Madison Keys (16) por un contundente 6-3 y 6-0 y se consagró campeona del US Open, cuarto y último Grand Slam de la temporada.

Stephens, de 24 años y oriunda de Florida, se impuso con autoridad para sellar un categórico triunfo que le permitió conquistar su primer título en un torneo “Major”.

Luego de las victorias de la italiana Flavia Pennetta (ya retirada), en 2015, y de la alemana Angelique Kerber (6) el año pasado, una tenista estadounidense volvió a coronarse en casa como lo había hecho Serena Williams (15) en 2014.

Stephens superó sin problemas a su amiga Keys en la novena final entre tenistas estadounidenses en la Era Abierta, algo que también sucedió en 1971, 1978, 1981, 1983, 1984, 2000, 2001 y 2002, recordó ANSA. En las últimas tres de esas finales siempre había estado presente Venus Williams, campeona en 2000 y 2001 tras derrotar respectivamente a Lindsay Davenport y a su hermana Serena, que la superó en la definición de 2002.

En Flushing Meadows vuelve a mandar una estadounidense, que hace apenas seis semanas estaba en el puesto 957 del ranking WTA, cuando retornó al circuito luego de una lesión en un pie que sufrió en Wimbledon el año pasado.

Fuente: Télam