Por Florencia Golender
@Flopa01

Los alquileres para la vivienda o de locales para el comercio es uno de los sectores de la economía porteña que cada año, sin falta, aumenta sus precios por encima de la inflación. El año pasado no fue la excepción y alcanzó una suba promedio del 31% mientras que el Indice de Precios del gobierno de la ciudad acumuló 26,1%. En este marco, muchos de los inquilinos deben iniciar o renovar su contrato y enfrentar una dura negociación pero, sin regulación estatal, se preparan para perder otro round.

"Las renovaciones siguen teniendo la misma lógica que hace años. Se aplican aumentos completamente desmedidos, entre el 40 o 60% anual porque es la oportunidad que tiene el propietario para imponer incrementos profundamente abusivos", aseguró el presidente de Federación de Inquilinos Nacional (FIN), Gervasio Muñoz.

La práctica a la que están acostumbrados los propietarios "es ilegal, hasta se están haciendo aumentos semestrales entre el 12 y 15% en el mejor de los casos -contó el experto-, sumado así da un 32% anual, superando la inflación prevista y por supuesto los salarios".

"Este nivel de incrementos es una bomba de tiempo para los trabajadores y para los pequeños propietarios que van a ver como los inquilinos empiezan a faltar en el pago del alquiler", sostuvo Muñoz. Si bien la inflación proyectada para este año por el gobierno nacional es de 15%, es probable que se repita una vez más el escenario desfavorecedor para los inquilinos. Un abuso que no sólo ocurre con la renta para la vivienda sino también para los comerciantes. En el caso de los negocios, muchos ya bajaron la persiana frente al combo fatal de alquileres impagables y los tarifazos aplicados a los servicios.

"Es urgente una regulación del precio de los alquileres. La única forma de hacer sustentable el acceso a la vivienda es que se apruebe la ley que ya presentamos (votada por unanimidad en el senado y frenada en diputados por el PRO) donde proponemos que el precio de los alquileres se regule por un promedio entre inflación y salario", subrayó el titular de FIN. "Peleamos para que el gobierno de la ciudad deje de tener miedo al mercado inmobiliario", concluyó.

Encima del promedio

El precio de los alquileres porteños subió un promedio de 31% en el año 2017, en 14 barrios el aumento fue mayor al promedio mientras que en 16 tuvieron subas por debajo del mismo, según un informe privado.

La plataforma de oferta de propiedades Mercado Libre Inmuebles hizo un relevamiento de los avisos publicados en 30 barrios y llegó a la conclusión que el aumento promedio del 31% interanual.

Entre los barrios de mayor aumento se incluyeron Parque Chacabuco, Villa del Parque y Barracas, también Villa Pueyrredón y Recoleta, San Telmo y Balvanera, entre otros.

Algunos de los barrios con menos aumentos en relación al promedio fueron Puerto Madero, Villa Devoto, San Nicolás y Liniers.

Los ocho barrios restantes están por debajo del promedio general de aumento de los alquileres pero por encima de la inflación, entre los que se incluyen Flores, Floresta, con subas del 25%; Las Cañitas y Saavedra del 28%, Boedo del 29%, San Cristóbal y Belgrano del 20% y Caballito del 31%.