El tamaño pareció no importar. Un grupo de gatos decidió enfrentarse a un perro de gran tamaño cuando su dueño lo sacó a pasear en una localidad de China.

Los felinos callejeros primero se acercaron sigilosamente al hombre y de repente, mostraron una brutal actitud cuando se abalanzaron sobre el perro.

El jubilado solo intentó proteger a su mascota y blandió un bastón para intentar ahuyentarlos, pero los felinos fueron más hábiles y lo desarmaron.

Satisfechos de su victoria, dejaron al perro y hombre arañados y se escaparon.

De esta forma atacaron los gatos