El director del Teatro Municipal de Quilmes, Alejandro Monforte, relató en sus redes una experiencia por lo menos traumática. Al parecer un sacerdote lo agredió por su orientación sexual y con con abuso sexual incluido cuando solo tenía 16 años y era parte de la comunidad católica en una parroquia de Ezpeleta.

“Facebook me recordó unas fotos de hace mucho tiempo, cuando apenas era un adolescente de 16 años. Como muchos ya saben yo era monaguillo católico en la Parroquia Nuestra Señora de Czestochowa, en Ezpeleta, fui parte de la Parroquia por casi 10 años trabajando como un joven católico que se sentía contenido y feliz”, empezó su relato.

 “Pero un día llegó a la Parroquia un Sacerdote nuevo que venía de Polonia, por supuesto con una mentalidad completamente cerrada e inmundamente monstruosa, su nombre es ANDRES ZYLAK; esta persona horrible me discriminó y me humilló como nadie lo había hecho en toda mi vida por mi condición sexual”, aseguró el actor.

 “Cuando se enteró que yo era gay y tenía pareja hombre, además estaba en el grupo de jóvenes de la parroquia y que encima era monaguillo comenzó con sus ataques de acoso moral y verbal”, continuó el funcionario.

“Un día me agarró del brazo muy fuerte y violentamente en el patio de la iglesia, me dijo: ‘Sabias que lo que haces es pecado no? Los homodesviados se van al infierno con el demonio, vos queres eso para tu alma Alejandro?’ Yo con solo 16 años y de forma muy valiente le contesté que sabía muy bien que lo que hacía no era pecado y que Dios nos amaba a todos por igual sin importar nuestra orientación sexual, y este sacerdote se puso como loco, enfurecido. Me sacudió del brazo muy fuerte y me dijo que él se iba a encargar de que la gente de la parroquia se aleje de mi, que yo era el demonio que estaba tentando a todos”, relató.

“Transcurriendo los días me doy cuenta que mis compañeros del grupo de jóvenes y los demás monaguillos ya no me hablaban, solo algunos me saludaban de lejos y yo estaba solo en los pasillos de la parroquia, dejado de lado y sin poder contar con nadie. Una amiga de la iglesia me dice que el Sacerdote les habló y les prohibió dirigirme la palabra, que no se junten conmigo porque era la imagen del diablo, una oveja negra desviada y que la homosexualidad era contagiosa. Les dijo que quien me hablara o se juntara conmigo corría peligro que yo quiera abusar de ellos y manosearlos”, recordó el director del Teatro Municipal de Quilmes.

Sin embargo, a pesar de las amenazas y el alejamiento del resto de las personas de la parroquia, Monforte no iba a dar el brazo a torcer. “Jamás dejé de ir a la Parroquia porque no me quería dejar vencer por este señor horrible, no iba a dejar que destruya mi Fe y me aleje de mis amigos. En cada Misa me señalaba con su dedo inmundo, literalmente, y comenzaba a hablar de la homosexualidad diciendo que era una enfermedad asquerosa, una acción del Diablo y que había alguien entre nosotros que era el hijo de satanás (o sea yo, obvio). Aguantando las lágrimas y mirándolo a los ojos resistía, jamás me fui de las misas o baje la mirada, yo seguía sosteniendo con orgullo y valentía mi postura. Pero estaba solo. Muy poca gente me dirigía la palabra”.

Monforte aseguró que “El Sacerdote le dijo a mi mamá que me tenía que llevar al Chaco, a un reformatorio para personas homosexuales para poder curarme, mi mamá lo sacó corriendo y le dijo que deje de molestarme. Pero eso no le basto. Una vez que actúe de Jesús en el Vía Crucis, me puse pintura roja para simular la sangre y luego me tenía que bañar. Yo quería bañarme en mi casa, no iba a bañarme en la parroquia, en el baño de este sacerdote hijo de puta, y él insistió y yo acepte bañarme en su baño porque estaba realmente muy sucio. Estaba con otras personas, por eso me animé a hacerlo”.

“En un momento cuando me estaba duchado, él entró al baño y me dijo que estoy tardando mucho y me comienza a lavar la espalda con su mano inmunda y quería seguir lavándome hasta tocarme la raya de la cola, yo le corrí la mano, cerré la ducha y salí del baño y de la casa. Me cambié en el patio de la parroquia y me fui muy enojado y asustado pero haciendome valer”, prosiguió.

Finalmente describió como fue su último encuentro con Zylak. “Una semana después me lo vuelvo a cruzar en la parroquia y en un pasillo me dice: ‘Ya te arrepentirte de todos tus inmundos pecados? Vas a cambiar tu pecadora vida para poder entrar al cielo o preferis quemarte para siempre en el infierno?’, le contesté que prefiero pasar una eternidad en el infierno que agachar la cabeza y no pelear por mis derechos LGBT+, y le dije que iba a demostrarle a todos en la parroquia que Dios me acepta y ama tal cual soy. Él me dijo que me pudra en el infierno y se fue enojado. Esa fue la última vez que lo vi”.

Para concluir, el funcionario expresó que Hoy en día recuerdo esta acción con dolor y tristeza, pero con mucha fortaleza, porque yo pude resistir y jamás abandone la Parroquia, unas semanas luego de nuestro último encuentro ANDRES ZYLAK fue trasladado a Posadas en Misiones, donde aún vive y es Sacerdote ahí. Espero ninguna persona tenga que volver a sufrir en sus manos. Porque no es un sacerdote, no es un hombre, ni siquiera humano, él si es realmente la imagen del MAL”.

Ver más productos

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Ver más productos