Por Florencia Bombini 
@florbombini 

Las campañas solidarias suelen consistir en juntar ropa, calzado y elementos de higiene personal, para repartir posteriormente en los sectores más vulnerables de la sociedad. Sin embargo, las personas beneficiadas por estas acciones tienen otras necesidades también, como la de sonreír, un gesto que no se expresa muy seguido debido a que las condiciones que están atravesando no lo ameritan.

A estas dos misiones se expusieron cinco personas a través de la organización "Felices con narices", que funciona desde junio del año pasado en Florencio Varela. "La decisión de crear este grupo fue sentir que el sufrimiento del otro se convierte en propio, entonces, teníamos la necesidad de llevar un momento de alegría y de amor a gente que no la está pasando bien. Yo siempre digo que, por más pequeño que sea el granito de arena, puedo cambiar un momento en la vida de esa persona", le comentó a este medio Lorena Kohler, fundadora de este hermoso emprendimiento solidario.

"Nos inspiramos en el médico Patch Adams", sostuvo, haciendo referencia al estadounidense, que también es diplomático, activista social y escritor, y que es reconocido por la risoterapia.

¿Cómo lo hacen? Con el objetivo de dibujar esa sonrisa en los demás, estas cinco almas solidarias recorren hospitales, merenderos, hogares de niños y de ancianos y lo hacen vestidos de payasos para que la misión sea completa. Mientras cada uno continúa con sus obligaciones laborales y con sus respectivas carreras universitarias (que se reparten entre enfermería, medicina, kinesiología y carreras sociales), se toman el tiempo de recolectar donaciones y juntar fondos mediante eventos para hacer felices a quienes más lo necesitan.

"Pasamos un momento ameno con la gente, llevamos tortas, golosinas y donaciones, y además, hacemos juegos", agregó Lorena, quien detalló que los destinos elegidos siempre van rotando. Además de realizar estos recorridos, en junio de 2017, Lorena Kohler, Araceli Ximena Villagra, Stefanía Díaz y Nilda Paredes Rollano viajaron al norte del país, específicamente a la región conocida como El Impenetrable, donde se encontraron con un panorama totalmente desolador.

"Son personas que están olvidadas. No tienen nada. Nosotros viajamos con un médico e hicimos atención primaria. También llevamos donaciones", aseveró la fundadora de esta organización. La misión se repetirá el próximo miércoles 25 de abril, cuando el grupo vuelva a viajar al mismo lugar, y en esta ocasión se sumará Gabriel López, otro de los integrantes. Estarán hasta el 2 de mayo y visitarán a las diferentes comunidades.

Para colaborar

"Lo que más necesitamos es ropa, calzado, alimentos no perecederos, agua, insumos para curaciones como guantes, gasas o alcohol, y medicamentos", confirmó Lorena Kohler. Quienes puedan sumar su granito de arena pueden hacerlo llevando sus donaciones a la Universidad Nacional Arturo Jauretche, de Florencio Varela.