Un joven de 20 años murió en forma instantánea y su hermano resultó con quemaduras graves tras la explosión ocurrida este lunes al bordo de una lancha pesquera fondeada a orillas del Canal Beagle, frente a la costa de la ciudad de Ushuaia, confirmaron fuentes policiales.

El siniestro tuvo lugar cuando ambos tripulantes realizaban tareas de aprovisionamiento de víveres dentro de la lancha “Armi”, dedicada a la pesca de centollas en la costa fueguina.

El hombre herido tras la explosión.

La embarcación, situada a pocos metros del muelle del Club Náutico de la ciudad, registró “dos explosiones consecutivas”, una de menor envergadura y una mayor, que “hizo volar por el aire” parte de la cabina, relató un testigo a efectivos policiales.

Como consecuencia de las detonaciones murió de inmediato un joven identificado como Maximiliano Bravo, cuyo cuerpo quedó atrapado en el casco de la lancha, mientras que su hermano “también joven”, logró salir con “visibles quemaduras en el cuerpo” y pudo ser auxiliado.

Investigan que originó las llamas

Los investigadores analizan si una garrafa situada dentro de la pequeña nave pesquera pudo haber sido la causa del siniestro, o si las explosiones obedecieron a otros motivos.

El pibe herido fue auxiliado por integrantes de la Prefectura Naval Argentina, que intervinieron de inmediato en el hecho, y fue trasladado de urgencia al Hospital Regional Ushuaia donde fue atendido e internado en terapia intensiva.

A raíz del incidente intervino el juzgado de instrucción 2 de la capital fueguina, a cargo de la jueza María Cristina Barrionuevo, y el fiscal de turno Nicolás Arias, que se hizo presente en el lugar.

Autoridades de la policía provincial y de Defensa Civil montaron un operativo en la zona que incluyó el corte de la circulación vehicular en la avenida costanera durante varios minutos.