Los jueces representados en el Consejo de la Magistratura debutaron este jueves en el plenario del cuerpo con un planteo de suspensión del pago del impuesto a las Ganancias para los magistrados del Poder Judicial. El juez Juan Manuel Culotta, quien este jueves fue designado presidente de la comisión de Selección, pidió que los magistrados no paguen Ganancias hasta que el Poder Ejecutivo reglamente la ley.

Para discutir este tema, Culotta convocó para la semana que viene a una reunión de la comisión de Administración. Lo mismo planteó el juez Alberto Lugones, quien pidió que "se abstengan de realizar los descuentos" a los magistrados, posición que contó con el apoyo del juez Ricardo Recondo, elegido presidente del Consejo de la Magistratura.

El 27 de noviembre último la Corte Suprema de Justicia revocó por unanimidad la medida cautelar que impedía que los jueces de todo el país ingresados a partir del 1° de enero de 2017 paguen el impuesto a las Ganancias. La Corte Suprema no se expidió formalmente sobre la "cuestión de fondo" (si los jueces deben pagar o no el tributo), sino que dejó sin efecto la medida provisoria dictada en el fuero Contencioso Administrativo Federal a pedido de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nación (Amfjn).

La ley marcó la obligación de magistrados, funcionarios y empleados del Poder Judicial de la Nación y de las provincias (también de los integrantes del Ministerio Público a nivel nacional) de tributar cuando su nombramiento hubiera ocurrido a partir de 2017, inclusive.

Cargos

Los nuevos miembros del cuerpo sesionaron este jueves por primera vez, después de haber jurado en sus cargos el pasado 20 de noviembre ante la Corte Suprema de Justicia, y -como ya se indicó- eligieron al juez federal Recondo para presidir el organismo. Del encuentro participaron los 13 integrantes del Consejo y también se votó a las autoridades de las cuatro comisiones.

La abogada bonaerense Marina Sánchez Herrero, cercana al macrismo, será la vicepresidenta. Por otra parte, el senador peronista Miguel Ángel Pichetto quedó a cargo de la comisión de Disciplina y Acusación, el puesto más importante después de la presidencia.

Así se decidió luego de varias conversaciones con el oficialismo, que ya quedó debilitado luego de perder un lugar por los representantes de Diputados, que iba a ser reclamado por el radical Mario Negri pero terminó en manos del massismo tras un acuerdo con varios sectores de la oposición.

Pichetto tendrá la potestad de convocar a las reuniones y elegir los temas que se van a tratar en esa comisión, que tiene como objetivo, entre otras cosas, analizar las denuncias contra los jueces por presunto mal desempeño en sus funciones.