Mientras se encuentra detenido en el penal de Campana, la justicia ordenó extraer muestras de ADN del sacerdote Julio César Grassi, condenado a 15 años de prisión por abuso sexual agravado y corrupción de menores en 2009, y dispuso inscribirlo en el Registro Nacional de Datos Genéticos vinculados a delitos contra la integridad sexual, creado por la ley Nacional 26.879.

La medida fue ordenada el 13 de febrero (aunque se dió a conocer ayer) por el Tribunal Criminal 1 de Morón y fue firmada por los magistrados Claudio José Chaminade y Mariana Maldonado, según informaron fuentes judiciales.

"La resolución expresa que los parámetros de Grassi, al tener sentencia y condena firme como delincuente sexual se corresponde con lo que dispone la ley que crea el registro nacional de violadores y ordenó extraer muestras biológicas para inscribirlo ahí", informó el abogado querellante, Juan Pablo Gallego, en una causa que comenzó el 23 de octubre de 2002 y finalizó a fin de 2009, con la condena contra Grassi por abuso sexual agravado y corrupción de menores de la Fundación Felices los Niños.

Cabe destacar, que el acusado estuvo detenido bajo prisión domiciliaria el 7 de marzo de 2012 y recuperó su libertad el 31 de mayo de ese año hasta que finalmente la justicia ordenó su detención definitiva el 23 de septiembre de 2013 hasta hoy en el servicio penitenciario provincial, de la unidad de Campana. La sentencia a su condena estuvo firme recién el 21 de marzo de 2017.

Ver más productos

Santa Lucía de Siracusa, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Lucía de Siracusa

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos