Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

En el marco del 45° aniversario de la peregrinación a la Basílica de Luján, Silvia Sinchicay, cumplió con lo prometido: devolver con esfuerzo y solidaridad la fe de propios y extraños, e incluso de la Virgen, luego de superar con éxito un camino por demás complejo, el cual estuvo cargado de pronósticos adversos y desesperanzadores por un diagnóstico de cáncer de mama.

Sin embargo, ella jamás bajó los brazos, no se encerró en el dolor y la tristeza, sino que se aferró a disfrutar de "las cosas sencillas". En 2017 comenzó el periplo de lucha que decidió llevar adelante la maestra de la Escuela N° 15 de la localidad bonaerense de Isidro Casanova, luego de que le confirmaron que padecía cáncer de mama.

Por aquel procedimiento médico, la paciente perdió su pelo, su esposo la ayudó a raparse la cabeza.

En este sentido, Silvia detalló a Crónica que "Mi situación era complicada porque los pronósticos no fueron muy buenos. Pero creo que por mi fe y por la de todos aquellos que rezaron por mí, nunca perdí esperanzas, ni bajé los brazos. Tomé la enfermedad como si tuviera una bronquitis que tenía remedio, y así encaré el tratamiento".

Los inicios parecían reflejar que su batalla estaría llena de en obstáculos y dificultades puesto que debió postergar la primer sesión de quimioterapia, pactada para el 14 de febrero de 2018. Sin embargo, una infección en una muela desencadenó que el tratamiento comience el 28 de febrero.

Por aquel procedimiento médico, la paciente perdió su pelo, su esposo la ayudó a raparse la cabeza. Pero continuó adelante, con la guardia en alto. En consecuencia, Sinchicay reveló que "después de tantos pronósticos malos, hoy la enfermedad no la tengo" y en agradecimiento de ello, formó parte del equipo de asistencia a los caminantes del Grupo Scout Santa Rita, de San Justo, durante la marcha a pie a la Basílica.

Al respecto, la docente recordó el conmovedor momento que tuvo lugar el primer fin de semana de este mes, expresando que "no podía caminar por prescripción médica, entonces brindé ayuda a los chicos en el puesto de Luján durante los dos días que duró la peregrinación. Pero también me animé y llegué caminando diez cuadras, a pesar de que muchos caminaron por mí".

Durante cinco años deberá continuar con el tratamiento, principalmente con controles periódicos, para asegurarse de que la enfermedad no regresará. En el Día Internacional del Cáncer de Mama, Silvia, ejemplo de superación, recomendó "no vivirlo solo. Si tenemos que renegar, reneguemos si queremos llorar, lloramos, porque somos guerreros que tenemos que brindar batalla y ser testigos del triunfo, y estar de pie por nosotros mismos y por los que nos acompañan. Hay que convencerse de que se puede, no hay que caer en la tristeza, porque todos lo lograremos".

Ver más productos

María de Jesús Buen Pastor, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a beata María de Jesús Buen Pastor

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos