"Ayudar en el camino". Esa es la propuesta de Pablo Pérez, nacido en Punta Alta hace 43 años y que vivió 15 en España, desde donde emprendió numerosos viajes por los rincones más inhóspitos de África. Ahora, junto con su compañera madrileña de viaje, Julia García, quiere recorrer de punta a punta Argentina, con el objetivo de ayudar a los que más lo necesitan y regalarles una sonrisa.

"Queremos iniciar este apasionante viaje en octubre, por lo que planeamos salir desde Pehuen Co y dirigirnos hacia Ushuaia por la ruta 3, luego subir hasta La Quiaca por la mítica ruta 40 y volver. Queremos llegar hasta los pueblos más necesitados en el camino para repartir sonrisas y materiales escolares, deportivos y de ortopedia, alimentos y gafas", contó Pablo, quien creó una campaña para recaudar alimentos, ropa y demás artículos.

"Seguimos trabajando para recaudar fondos. Julia ha estado en el Instituto de Formación Profesional Juniper Sierra dando charlas y los chicos se han ofrecido a ayudar. Lo generado es para el proyecto. También estamos organizando conciertos solidarios y habrá merchandising del viaje y artesanías para seguir sumando", agregó.

El recorrido también sigue su evolución, ya que los miembros del equipo se contactaron con escuelas rurales, sitios de ayuda y contención de niños y tienen varios puntos voluntarios donde recoger la ayuda que destinarán a los más necesitados. "Nuestro socio de viaje será un vehículo antiguo. Tenemos varias opciones y seguimos buscando la que más se adecue a las necesidades: nuestro amado Jeep Ika, una Estanciera que necesita mucho amor, una Land Rover que lleva una lágrima de nostalgia de nuestros andares por África, un Rastrojero orgulloso de ser argentino, un Peugeot 404 que más que una herencia es un gesto de rebeldía con los que no creen, y una voluntaria La Merche Caravana, un cañito listo para hacer kilómetros y con ansias de fabricar recuerdos", detalló el hombre oriundo de Punta Alta.

La fundación de Pablo se llama "Mi Abuelo Paulo", en memoria del abuelo materno del hombre, quien llegó de Sicilia a la Argentina, donde trabajó como florista. "Esta forma de vida es un modo de agradecerle por su sacrificio y esfuerzo", contó. El año pasado, él y Julia cruzaron de Mallorca a Senegal para hacerle llegar una camioneta Land Rover a la ONG "Dentistas sobre ruedas".

"Somos dos apasionados de la solidaridad y decidimos unir fuerzas y ver cómo nos va juntos". En el año 2016, llevó su cine nómada y cocina a Marruecos, al desierto del Sahara occidental y a Mauritania. "Cocinarles pizza a los chicos en esos poblados aislados era muy raro, no la conocían. Yo me puse mi nariz de payaso y nos reímos un rato", narró Pablo.