El fuego no cesa en Córdoba, donde unas 50 personas permanecían ayer evacuadas en la localidad de Luyaba, en el departamento de San Javier, por el incendio forestal de gran magnitud que se desarrolla en la zona y que generó daños materiales. En tanto, el papa Francisco condenó los siniestros "provocados por el hombre".

Diego Concha, director general de Defensa Civil, explicó que lo sucedido en Lubaya "resultó ser un fuego muy complicado, por lo que se debió proteger zonas pobladas, en donde hubo evacuados y autoevacuados y algunos daños materiales". "Todos los focos que hubo en los últimos días siguen siendo de perímetros inestables; ningún incendio está extinguido y solamente en algunos casos están controlados o contenidos", precisó Concha y advirtió que por las condiciones meteorológicas habrá "riesgo extremo de incendio en toda la provincia".

El papa Francisco manifestó este domingo su preocupación por los incendios "provocados por el hombre"y transmitió su "cercanía" con las poblaciones afectadas por "estas catástrofes"."Deseo expresar mi cercanía a las poblaciones golpeadas por los incendios que están devastando tantas regiones del planeta, así como a los voluntarios y bomberos que arriesgan la vida para extinguir los fuegos", manifestó durante el rezo del Ángelus desde el Vaticano.

Además, advirtió que "muchos incendios son causados por la persistente sequía, pero no faltan los provocados por el hombre", por lo que pidió "que el Señor sostenga a los que están sufriendo las consecuencias de estas catástrofes y nos ponga atentos a preservar la creación".