Olga Cristiana Grieve es la mujer de 51 años que murió al quedar atrapada por el rodillo de una máquina tamañadora. El hecho ocurrió pasadas las 9.30 en la empresa citrícola Nobel S.A.

Como cualquier otro día, Cristina encendió una de las maquinarias clasificadoras de frutas. Lo que sucedió minutos después no es apto para personas sensibles. Mientras la mujer realizaba la labor, una parte de su ropa quedó sobre uno de los rodillos del artefacto que, al encenderse, la arrastró causándole "lesiones que le quitaron la vida".

Inmediatamente sus compañeros de trabajo acudieron al lugar del hecho e intentaron inútilmente reanimarla mediante ejercicios de primeros auxilios. En la escena trabajaron efectivos, el médico de la policía y el fiscal local Maximiliano Larocca, quien ordenó el traslado del cuerpo para realizarle la autopsia.