La activista feminista Lía Ghara señaló que la expectativa de las organizadoras del 8M en el Día Internacional de la Mujer es que los hombres "se animen a participar de una manera diferente, ceder el protagonismo, cambiar los roles y cuestionarlos", sin estar presentes en las calles.

Ghara, integrante de la cooperativa "Manifiesta" y co-organizadora de la movilización del jueves, instó a que los hombres cambien sus rutinas habituales "tomando un rol activo en las tareas de la casa, cuidando a los niños o haciéndose cargo, por ejemplo, de reemplazar a las colegas en el ámbito laboral, tratando de garantizar la asistencia de las compañeras".

"No sé si es tan estricto (que los hombres no asistan), lo que se intenta lograr a través del feminismo no es una bajada dura, no es una expulsión, sino construir puentes y construir colectivamente", afirmó.

Relató que durante un mes se realizó "una asamblea con la presencia de 1.200 mujeres que se juntaron y establecieron que sería bueno que los compañeros acompañen de otra manera, que puedan acatar y sepan escuchar".

Asimismo, afirmó que "es un desafío empezar a correr el eje que está puesto sobre lo que hacen los varones y ponerlo en la potencia que existe el movimiento de mujeres", porque el colectivo feminista demostró que "las mujeres pueden construir consensos enormes, que se animan a un paro general, a correr los ejes y a cuestionar".

"Está en nosotras, nosotros y nosotres", entender por qué se piden que los hombres no vayan, concluyó.

Fuente: Télam