Sonia Pedro, estaba en el baño de su casa con Delfina, su hija de 8 años, mientras que su marido, Alberto Adrián Corola, se encontraba en otra dependencia junto a otro hijo de la pareja de apenas 2 años de vida.

El hombre escuchó gritos que venían del baño, y al entrar encontró a su esposa adherida involuntariamente a una lluvia de mano que la estaba electrocutando.

A pesar de los esfuerzos, Alberto no podía rescatar a su mujer. "Decidí jugármela y fui por todo. O salvaba a mi mujer o nos moríamos los dos", reveló el hombre en el Hospital Capredoni de la localidad bonaerense de Bolívar, donde permanece internado, evolucionando en forma positiva. En ese intento, él también quedó afectado por la corriente sin poder despegarse.

El Hospital Miguel Capredoni.

Al ver la situación, Delfina, la nena de 8 años, salió a la calle y le pidió ayuda a unos vecinos del barrio, que ingresaron a la casa y rápidamente cortaron el suministro eléctrico.

El hombre pudo zafar de la circunstancia aunque pensó el peor desenlace para su compañera, la que afortunadamente, también se recupera en el centro de emergencia local.

Esta tarde, la familia, recibió la visita del intendente Marcos Pisano.