Las conclusiones de los especialistas que representan a Diego Lagomarsino son opuestas a las que planteó Gendarmería en el informe presentado en la causa que se investigan las razones de la muerte del fiscal Alberto Nisman. 

Los peritos consideraron que murió por un disparo “autoinfligido” y la imposibilidad de que haya habido otra persona en el baño donde lo encontraron. 

El reporte contradice a la Gendarmería que asegura que lo drogaron, lo golpearon y lo mataron. También plantearon dudas sobre la ketamina que apareció en los estudios toxicológicos.

La aparición de esta droga, afirman, es llamativa porque con suerte dura un año en condiciones impecables de conservación, a 20 grados bajo cero. 

Gendarmería, por su parte, sostuvo que se usó esa droga para dormir al fisca. o dejarlo atontado y matarlo. Para los peritos de la defensa es imposible llegar a esa conclusión porque no se cuantificó la ketamina que había en el cuerpo algo que sostienen que se podría hacer pero fue omitido. 

Por ultimo, aseguraron que el modo en que con el disparo salió eyectada la sangre, hacia los cuatro costados, hubiera sido imposible, si había cuerpos interpuestos. Y se preguntan cómo entraron y salieron los asesinos si Nisman cerraba las puertas por dentro.

Los peritos que firman el informe de Lagomarsino son Luis Olavarría, José Speranza y Mariano Castex