Leer es siempre una experiencia fascinante, algo que va más allá de cualquier plataforma que se use para hacerlo. En papel o en los medios digitales la lectura permite viajar a mundos distintos, muchas veces inalcanzables. Por eso disponer de un libro es hacer volar la imaginación, algo que trasciende los formatos.

Durante el primer fin de semana, más de 40.000 personas visitaron el Laberinto Leamos, ubicado en el Hall Central de la Feria del Libro de Buenos Aires. Leamos es un servicio que permite leer miles de libros digitales, y que desarrolló la propuesta original y participativa: un laberinto literario.

Este laberinto es una muestra de literatura ilustrada, un paseo lúdico de 100 metros cuadrados que estimula el placer por los libros, y está dirigido a todas las edades.

En su recorrido, los visitantes transitan por diversas zonas de la literatura: desde juegos donde adivinar títulos de clásicos a partir de emojis y ruletas que presagian el próximo libro que deberías leer hasta infografías con animales de ficción muy peligrosos, trivias para conocer las obras preferidas de los famosos y argumentos de libros populares adaptados al formato de las placas televisivas más creativas, como es el caso de las de Crónica HD.

Al salir del laberinto, cada visitante recibe un cupón para canjear en el stand por un mes de suscripción gratis, y así seguir recorriendo el universo de la literatura en Leamos.

Con un pago mensual que no llega a la tercera parte del precio de un libro en papel, los socios de Leamos cuentan con miles de títulos a disposición para leer desde cualquier dispositivo. El catálogo ofrece un amplio abanico de géneros: novelas, clásicos, best sellers, infantiles, autoayuda, sagas y policiales.