El alquiler de una vivienda se lleva casi la mitad del salario de un trabajador y ya tiende a superar a la inflación anual. Se espera que la suba de precios sea de 32% en el año, pero para los inquilinos el aumento llegará a un promedio del 42%. 

Un estudio realizado por la organización Inquilinos Agrupados (IA), sostiene que en medio del avance de la inflación, el peso del alquiler en los ingresos de las personas y familias saltó cuatro puntos porcentuales este mes, al ascender del 41% al 45% respecto de enero.

Gervacio Muñoz, representante de IA, detalló ayer sobre la inflación que pesa sobre la renta: "Hicimos una proyección de que van a aumentar un 42%, y los salarios, 15%; no hay forma de sostener el pago del alquiler".

En ese marco, si al valor del alquiler se le suma expensas, impuestos y servicios, el inquilino destina entre el 60% y el 70% de sus ingresos total a mantener la vivienda alquilada en la que reside.

"En el primer trimestre la inflación fue del 14% y los alquileres aumentaron un 16%", indicó el representante de la organización de inquilinos que viene reclamando desde hace dos años una ley que regule al sector.

El resultado del trabajo realizado por  IA indica que aquellos que alquilan en la Argentina ya destinan el 45% de sus ingresos a pagar mes a mes la vivienda, y este porcentaje va en aumento.

El relevamiento contó con más de 5.000 respuestas y arrojó que Córdoba es la ciudad de la en la que más se destina de los ingresos al pago del alquiler en toda la Argentina, con el 46,7%. Le siguen San Juan (46,2%), provincia de Buenos Aires (45,6%) y Ciudad de Buenos Aires (44,6%).

La Federación Nacional de Inquilinos pidió el martes al Congreso el "tratamiento urgente" de la Ley de Alquileres, que fue aprobada por el Senado en noviembre de 2016 pero aún no fue tratada por Diputados. Si no se trata antes de diciembre, perderá estado parlamentario.

Ese proyecto extiende a tres años la duración mínima de los contratos y establece que los alquileres deben aumentar una vez por año a través de un índice promedio entre inflación y salario.