Por Matías Resano
mresano@cronica.com.ar


En la proximidad de las fiestas, como sucede habitualmente, surgen las iniciativas de concientización sobre el empleo de pirotecnia, no sólo en afán de protección de quienes la manipulan, sino también para aquellos que sufren los efectos nocivos de cada estallido.

Uno de esos casos es el de un joven que sufre severas afecciones, las cuales se agravan con cada estruendo, por eso su hermano acudió a las redes sociales para rogar amparo y piedad hacia las personas que planifican celebrar Navidad y Año Nuevo con material explosivo.

En Facebook, Mayra Hoffman publicó una filmación en la cual se advierte a ella con su hermano Ayrton en brazos. En la misma, la joven detalló que “aquí estoy con 43 kilos meciendo a mi hermano de casi 25, no tengo tanta fuerza pero hago hasta lo imposible por verlo bien. Hoy estuvo en crisis casi todo el día, y esto fue lo único que logró calmarlo”.

A su vez, aclaró que “esta publicación es para la gente que aún no comprende sobre ellos, sus convulsiones y crisis, y puedan recapacitar en el uso de la pirotecnia”.

El joven sufre parálisis cerebral y microcefalia, y una de sus principales complejidades radica en los sucesivos ataques de epilepsia, potenciados por las habituales crisis de nervios que manifiesta. Por si fuera poco, hace dos meses falleció su madre, una pérdida que dificulta aún más su estado de salud, propio del impacto anímico que ello genera.

Por el mencionado cuadro, Ayrton no puede padecer alteración alguna, por esta razón su hermana Mayra dejó en claro que “cualquier sonido fuerte lo altera, como por ejemplo los truenos y los estallidos, obviamente que del primer factor no podemos decir nada, pero de lo segundo sí. No saben lo difícil que es para la familia afrontar esta situación y el sufrimiento que causa en él y, en tantos como él. Por eso, ojalá esto sirva para sensibilizar a algunas personas que hasta el día de hoy optan por festejar con pirotecnia”.

En este sentido, Hoffman finalizó, remarcando que “no es cuestión de que son dos días al año, es todo el año, pero justamente es en las fiestas donde se debe pensar aún más en el prójimo”.

La Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires envió a los concejales de los 135 municipios un pedido de ordenanza de prohibición de pirotecnia durante las fiestas. En este sentido, el Defensor Adjunto, Walter Martello, señaló a Crónica que “queremos transformar los festejos en el uso de las luces y no de estruendos”.

La iniciativa del mencionado organismo, planificada en conjunto con organizaciones benéficas como la Fundación Fausto, que asiste a personas con autismo, se debatirá en al menos sesenta distritos.

Al respecto, Martello reveló que “hace un año no estaba en la agenda pública este tema pero ahora apuntamos que se implementen más de treinta ordenanzas y el año que viene llegar a la totalidad de los partidos de la provincia”.

Por su parte Magdalena Odarda, senadora por la provincia de Río Negro lleva tres proyectos presentados contra el uso de la pirotecnia. De no incluirse en el temario, en febrero perdería estado parlamentario.

El último lo presentó en 2016 y de aprobarse se prohibiría en todo el territorio de la República Argentina la tenencia, comercialización, importación, depósito y venta al público, mayorista o minorista, y el acopio y uso particular de todo elemento de pirotecnia y cohetería, sea de venta libre o no, por parte de personas físicas y/o jurídicas que no se encuentren habilitadas a tal efecto por la Autoridad de Aplicación de la presente ley.

Según el Hospital de Quemados de la Ciudad de Buenos Aires, el 60% de las lesiones provocados por el uso de pirotécnia se producen en miembros superiores y manos, en seis de cada diez casos, el 20% en el abdómen y tórax, un 10% en la cara y otra 10% en los miembros inferiores.

La gravedad de los accidentes provocados por el uso de la pirotécnia varía desde heridas leves hasta los casos más graves donde son necesarias intervenciones quirúrgicas para restituir miembros, funciones u órganos vitales.

La Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de Estados Unidos reveló que los menores de 15 años son víctimas de accidentes provocados por el uso de pirotécnia en un 53 por ciento. Mientras que los varones representan un 65 por ciento de los casos.

Las mascotas, también víctimas

Se asustan, se escapan, se pierden, se lastiman. Las mascotas también son parte de los afectados por el uso de la pirotecnia, “Para el animal es una agresión brutal. La detonación es un estímulo que no puede controlar y responde de manera defensiva para sobrevivir”, aseguró la médica veterinaria Inés Carusillo, de Venado Tuerto, ciudad que desde 2015 se encuentra libre del uso de pirotecnia.

“Fue un camino de muchos años para lograr esta ordenanza“, aseguró la directora del Instituto Municipal de Salud y Convivencia Animal (MUSCA). A pesar de tener la normativa vigente que prohíbe la utilización, las campañas de concientización no se han detenido en la ciudad de la provincia de Santa Fe. Para la médica veterinaria los perros huyen, escarban, se lastiman y destruyen como consecuencia de la reacción fóbica del miedo.

“La pasan muy mal y pueden llegar a morir. Los gatos se esconden, pero lo padecen igual”, explicó. En caso de ser necesario llevarlo al veterinario días antes de las fiestas para que lo medique y disminuya la percepción del sonido exterior, asegurarse que tenga su collar identificatorio, no dejarlo atado y solo para que no se ahorque y acompañarlo ignorando la situación para que minimice sus percepciones en cuanto al entorno son algunas de las recomendaciones que hizo Carusillo.

Mayra Hoffman junto a su hermano.
Ayrton feliz con sus gafas.
Los hermanos son inseparables.