La locura surgió cuando le dijeron que parecía mayor.
La locura surgió cuando le dijeron que parecía mayor.

El fanatismo puede llevar a lugares impensados, pero a algunos se les va la mano. Una estadounidense se sometió a nueve cirugías estéticas con un único objetivo: ser igual a la primera dama yanqui, Melania Trump.

"Quiero sentirme como la primera dama que sé que soy por dentro", reveló Claudia Sierra, de 42 años, quien contó que decidió comenzar con su periplo por el quirófano luego de que un hombre con el que había salido le dijera que parecía "mucho mayor". Por eso, llegó hasta el cirujano plástico Franklin Rose con la intención de modificar su aspecto y quedar igual a la primera dama yanqui.

Entre todas las operaciones que le realizaron hubo rinoplastia, injertos de grasa en las sienes y mejillas, implantes mamarios y una liposucción en los muslos y en la espalda. Los cambios fueron notorios, más aún cuando se sometió a un levantamiento de párpados, una abdominoplastia y un levantamiento de glúteos, que es una de las cirugías más requeridas en los últimos años en Estados Unidos.

Admiración total

Oriunda de Houston, Texas, y madre de dos hijos, Sierra, quien también superó un cáncer de mama, eligió como espejo a la ex modelo eslovena no solamente por su belleza, sino porque también "ilustra poder y fuerza". Por eso, no le importó gastar 50.000 dólares en las nueve intervenciones.

Por su parte, el cirujano Rose quedó muy satisfecho con el resultado de su trabajo, a la vez que destacó que está sorprendido por la cantidad creciente de mujeres que lo consultan porque desean parecerse a Melania Trump, quien se convirtió en el nuevo ícono de la moda desde que, el 20 de enero pasado, su marido se sentara por primera vez en el sillón presidencial de la Casa Blanca.

Alta demanda

El levantamiento de glúteos que le hicieron a Sierra es una de las cirugías estéticas más demandadas en Estados Unidos. Según detalló la Sociedad de Cirujanos Plásticos de ese país, en 2015 hubo 14.700 operaciones de "traseros brasileños", como la llaman, que consiste en aumentar los glúteos mediante la inyección de grasa. La cifra representa un aumento de 28 por ciento en relación con 2014.