Hernán Rodríguez, uno de los 44 tripulantes.

 

El hermano del suboficial mayor Hernán Rodríguez, consideró que si el sonido detectado en la zona donde navegaba "fue una gran explosión, no pudieron emerger" y afirmó que todos sus tripulantes "son héroes de la Patria".

Claudio Rodríguez manifestó su dolor y el de sus familiares, que permanecían en Mar del Plata para estar al tanto de las novedades de la búsqueda, que la Armada les informa a diario en la Base Naval desde la que opera el sumergible antes de darlas a conocer a la prensa.

"La deducción nuestra es que si fue tan grande la explosión por eso ha sido que no pudieron ni emerger con dos simples movimientos, ni largar una bengala. Es como que no les dio tiempo a nada", analizó.

También dijo que si lo ocurrido en el San Juan "ha sido culpa" de la conducción de la Armada, esperan que "paguen" por lo que les haya sucedido a sus 44 tripulantes.

"Mi hermano este jueves es un héroe de la Patria, junto con los muchachos. Esperemos que no, que ocurra un milagro, pero la deducción es lógica", admitió con resignación.

Y afirmó: "Estamos muy agradecidos de todos aquellos que rezan por nosotros y pedimos oraciones para las familias de todos los chicos, de los 44, para que se puedan mantener en pie en esta situación".

 



El suboficial mayor Rodríguez nació en General Alvear pero vivió desde chico en el distrito sanrafaelino de Real del Padre de donde también es su esposa, Marcela Moyano, a quien conoció en 2012 por las redes sociales mientras estaba en una misión en la base de las islas Orcadas del Sur. Tiene un hijo de 17 años, de una relación anterior.

Rodríguez, uno de los dos mendocinos a bordo del San Juan, tiene más de 20 años de servicio, es submarinista desde hace 12 y está al frente del  departamento de máquinas, con seis personas a cargo, detalla un video que publicó en 2016 la Gaceta Marinera en el ciclo "Gente de Mar", que refleja historias de hombres y mujeres de la Armada.

"Vengo de un pueblito de Mendoza y no conocía el mar. Me hice submarinista y ahora yo no me quiero bajar. Más no puedo pedir. Me siento muy contento y orgulloso de ser submarinista", dice en el video y asegura que esa tarea "es algo emocionante, es algo diferente".

También relata que antes de ser parte de la tripulación del San Juan en 2001 viajó en la Fragata Libertad y conoció muchas ciudades en la travesía. Y que estuvo 14 meses en las Orcadas durante la invernada de 2012.

El otro mendocino a bordo del submarino es el cabo Fernando Santilli, de 34 años y oriundo de Palmira, en el departamento de San Martín, en el este de la provincia.

 

Fuente: Télam