Un agente policial de la ciudad Pendleton, en Oregon,  Estados Unidos, disparó y mató a un chimpancé adulto llamado "Buck" después de que atacara a la hija de la aparente dueña del simio. 

La policía filmó el momento en que asesinó la chimpancé, gracias a la cámara corporal de uno de los policías. La Oficina del Sheriff del condado dijo que el chimpancé, que había vivido con Tamara Brogoitti durante 17 años en Pendleton, comenzó a atacar a la hija de Brogoitti alrededor de las 8 am del domingo, informó The Tri-City Herald.

Desde 2010 hasta principios de 2019, Brogoitti administró una organización de rescate de animales llamada Buck Brogoitti Animal Rescue en su rancho, informó East Oregonian. La organización sin fines de lucro albergaba y cuidaba principalmente caballos que la oficina del alguacil confiscaba en casos de abuso y negligencia. Por esa razón, decidió hacerse cargo del chimpancé.

La familia tuvo al simio durante 17 años y se le permitió quedarse con el chimpancé después de que en 2010 el estado de Oregón prohibiera tener chimpancés como mascotas.

Cómo fue el ataque del chimpancé

El día del ataque, Brogoitti, de 68 años, llamó al 911 y dijo que el animal había mordido a su hija, de 50 años, en el torso, brazos y piernas. Pese al ataque, la dueña aseguró que el animal había vivido con ella durante todo ese tiempo sin tener ningún percance.

En el momento en que lo policías llegaron a la propiedad, el animal deambulaba por un área cercada fuera de la casa y fue necesario "sacrificarlo" para frenar su ataque. "El chimpancé recibió un disparo en la cabeza", dijeron los policías. Según especificaron los medios locales, la mujer les habría dado la orden para la ejecución de Buck.

La teniente del alguacil Sterrin Ward dijo que la mujer estaba escondida en el sótano y tanto ella como su hija recibieron la ayuda médica necesaria, tras el ataque del animal, que vale destacar que es salvaje, no doméstico.

El reclamo y repudio de los grupos animalistas

Erika Fleury, directora de programas de la North American Primate Sanctuary Alliance aseguró a OregonLive que "se deben esperar ataques de cualquier primate de propiedad privada en cautiverio porque estos animales no llevan una vida saludable en la que puedan expresar sus impulsos naturales y participar en comportamientos naturales".

PETA, un grupo animalista ya había advertido a la mujer y a las autoridades estatales que "Brogoitti se había puesto en riesgo al entrar en contacto directo con un simio peligroso" y en el comunicado lamentaron que "ahora él está muerto y una mujer ha sido mutilada debido a la negativa de Brogoitti a seguir el consejo de los expertos y trasladar a Buck a un santuario acreditado".