Una joven veinteañera resultó víctima de su propio marido, quien al sospechar que ella tenía otra relación decidió castigarla sometiéndola a una tortura inhumana. El hecho tuvo lugar el 10 de marzo pero se dio a conocer estos días tras la difusión en las redes sociales de un video que mostraría lo sucedido.

Shaudan Singh, de 24 años, ató a su esposa a un árbol en la aldea india de Launga ubicada en el distrito de Bulandshahr, en la India, y le propinó fuertes latigazos con un cinturón de cuero ante los ojos de una muchedumbre, informa Hindustan Times.

Según recoge The Daily Mail, la mujer perdió la conciencia y también sufrió agresiones sexuales de parte de los congregados, que trataron de violarla. El diario británico asegura que el marido celoso azotó a su esposa 100 veces, castigo que fue dictaminado por un grupo de ancianos de la aldea.

En la grabación, cuya veracidad no pudo ser comprobada por los medios locales, se observa claramente que ninguno de los presentes intentó detener el escalofriante espectáculo y ayudar a la mujer que no paraba de gritar de dolor. De lo contrario, parece que a los congregados les dio gusto presenciar la escena del extremo maltrato en nombre de lo que consideraron justicia.

Este jueves la Policía local declaró que tras obtener una copia del video abrió investigaciones contra 18 personas, 12 de las cuales aún no fueron identificadas, y se contactó con la víctima. La mujer se mostraba reacia a compartir los detalles de su tortura con los agentes, pero al final presentó una denuncia contra su marido y esclareció el suceso. 

¿A qué se debió tanta crueldad?

El 4 de marzo, la joven se fue de casa con un familiar de su esposo que reside en la misma aldea a una boda que se celebraba en casa de un familiar de la mujer en la ciudad de Bulandshahr. No le dijo nada a su marido y permaneció fuera de su hogar por más de una semana. Cuando el marido se enteró, sospechó que se trataba de un engaño y el día 10 se fue por su esposa junto con otros residentes locales.

Así fue como llevaron a los dos a la aldea y una hora después pasaron a las torturas. El familiar que acompañaba a la mujer también fue agredido, pero luego lo dejaron irse, recoge The Indian Express las palabras del jefe de la Policía local, Altaf Ansari.

Este viernes la mujer testificó ante un tribunal de magistrados. Su marido, así como un ex jefe de la aldea y su hijo, fueron arrestados por la Policía.