La Reina Isabel II, a sus 95 años, ha recibido una mala noticia. Sus médicos les pidieron a los asesores de la monarca que no beba más bebidas alcohólicas salvo en ocasiones especiales, según publicó el medio Vanity Fair.

Aunque por protocolo tiene prohibido beber en público, a puertas cerradas se sabe que disfruta de los aperitivos. En agosto de 2017, Darren McGradi, cocinero en el Palacio de Buckingham durante once años, reveló que Isabel II tomaba cuatro bebidas alcohólicas al día, una práctica muy similar a la de su madre.

La primera, poco antes de la cena, una ginebra con Dubonnet, una rodaja de limón y mucho hielo. Luego un dry Martini para acompañar sus comidas, que terminan con una copa de vino. Y una copa de champán antes de irse a la cama. Ese ritual lo mantuvo durante décadas, algo que compartía con el fallecido Duque de Edimburgo. Sin embargo, ahora los médicos le pidieron que deje de consumir esas bebidas.

"A la Reina le han dicho que deje de beber por la noche, que suele ser un Martini", comentó esta misma fuente como cita el Daily Mail. "Parece un poco injusto que en este momento de su vida tenga que abandonar uno de sus pocos placeres", agregó.

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos